Agronews Castilla y León

La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) denuncia la crítica situación de los productores de porcino: una explotación media con 500 madres, vende a la semana una media de 220 cerdos, con un peso medio comercial de 110 kg, está perdiendo a la semana 3.870 euros.

Desde la citada organización agarria se recuerda que el sector acumula ya 8 semanas consecutivas con precios, desde agosto han caído ya un 24%, hasta situarse por debajo de los costes de producción. 

Según datos de SIP Consultors, los costes de producción en una explotación media se elevan a 1,12 €/kg en lo que va de año. En la última semana de noviembre las cotizaciones en origen de la lonja de referencia Mercolleida se han situado en 0,96€/kg. Hay que tener en cuenta que el precio que marcan las lonjas sirve de referencia como precio máximo a pagar al ganadero, ya que a este precio los mataderos vienen descontando alrededor de 0,05 €/kg.

Ante esta delicada situación, COAG reclama a la UE la aprobación inmediata del almacenamiento privado de la carne de cerdo en el Comité de Gestión de mañana, 1 de diciembre.

Postiva, considera la Coordinadora la propuesta de la Comisión Europea, en cuanto al incremento en un 20% de los importes de las ayudas al almacenamiento, la inclusión de las grasas en la lista de productos elegibles y el que se pueda optar a un almacenamiento de 2 meses destinado a las exportaciones.

Además, COAG pide al Ministerio de Agricultura reforzar las negociaciones bilaterales con Rusia para procurar una apertura de su mercado y levantar el embargo político a las importaciones agroalimentarias de la UE. La apertura de fronteras supondría un balón de oxígeno para las exportaciones comunitarias, (y por ende estatal) y una mayor fluidez en el mercado, teniendo en cuenta que el tratado TTIPsupondrá un mejor acceso de la carne de cerno originaria de Estados Unidos y Canadá a países asiáticos como Japón.

Asimismo, es necesaria la puesta en marcha de programas de promoción que potencien el consumo tanto a nivel estatal como en la UE y otros mercados exteriores, y que incidan en la apertura de mercados alternativos al de Rusia, y la reducción de los costes mediante el fomento de la producción de energía en las propias explotaciones porcinas. Tras la alimentación, el capítulo energía-gestión es el que mayor peso tiene en los costes totales de un kilo de carne de cerdo (23% sobre el total). Las explotaciones porcinas producen una serie de subproductos (cadáveres, purines, etc..), que podrían revalorizarse y emplearse en la generación de energía aplicable en la propia explotación, evitando así el coste de gestión de estos subproductos y repercutiendo de manera positiva al ganadero y al medio ambiente. 

Sección: