Agronews Castilla y León

 

  • La repetición de ataques del depredador en áreas territoriales reducidas de la comunidad enciende las alarmas y elevan las pérdidas de ganaderos, que viven estas situaciones con impotencia después de la escasez de medidas tomadas por las administraciones, tanto nacional como autonómica

El lobo continúa causando problemas a los ganaderos de Castilla y León. Por ello, COAG CASTILLA Y LEÓN ha dirigido una petición al Consejero de Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, para que inicie el procedimiento para extraer ejemplares de lobo especialmente problemáticos que se están cebando con las explotaciones ganaderas, muy particularmente al sur del río Duero. En estos casos, la normativa sí permite actuaciones de este tipo.

El retraso de los importes compensatorios concedidos por Medio Ambiente (siempre que sea al sur de Duero) y la falta de voluntad en las administraciones para resolver los graves problemas que causa el lobo agravan las pérdidas en un mes de septiembre en el que los ataques del animal sacuden a las granjas de la comunidad. En el año 2021, según los datos de la Junta facilitados a la Agencia ICAL, se produjeron a nivel autonómico 2.714 ataques del lobo, es decir, más de siete al día.

José Manuel Garrote, ganadero de ovejas churras de Fresnadillo de Sayago (Zamora), sufrió el martes 6 de septiembre un ataque por parte del lobo, según informa La Opinión de Zamora. El productor cuenta desde ese día con cuatro ovejas y un carnero menos. Desgraciadamente, no fue el primer asalto del lobo contra su rebaño. Solo en septiembre ya ha sufrido dos ataques, y desde finales de julio, el lobo ha atacado en tres ocasiones continuadas esta ganadería extensiva de Fresnadillo de Sayago. Las pérdidas de José Manuel se sitúan en 50 animales, entre muertos o heridos, que certifican la situación de peligrosidad de la ganadería extensiva o semiextensiva de la comarca de Sayago.

Solo un par de días antes, el 3 de septiembre, el ganadero Manuel José García Fuentes se encontró cuatro ovejas muertas y otras cinco heridas, que acabarían falleciendo en la misma semana tras un ataque del depredador. La parcela donde se encontraban, cerca del municipio de Monleras, atestiguó ya la pérdida de 30 animales por el lobo en apenas un año. Otras situaciones parecidas fueron las vividas por Ángel Delgado García y Ángel Arnés Ruano, en Monleras y Villaseco de los Reyes, respectivamente. Ángel Delgado García se encontró en la mañana del 4 de septiembre doce corderos y seis ovejas muertas, y cuatro días después, tres animales heridos por el mismo animal al ir a visitar su rebaño. Más al este, fueron cuatro animales muertos en el rebaño de Ángel Arnés Ruano, que elevan las pérdidas a ocho sumando los otros tres ataques más que ha sufrido este 2022.

Un año después de la inclusión del lobo en el LESPRE, COAG se mantiene firme en su posición de no abandonar a los ganaderos y sigue reclamando una mayor implicación autonómica por parte de las administraciones.

Tags: 

Sección: