Agronews Castilla y León

 

  • Cebada: En principio cabe pensar en una cosecha regional de cebada que no vaya más allá de un año medio, en el mejor de los casos.
  • Trigo: El estado del trigo es considerablemente mejor y si acompañan las circunstancias meteorológicas puede conseguirse una buena cosecha, aunque ni de lejos comparable a la de 2020.
  • Colza: En similar sintonía con el trigo se encuentra la colza, tiñendo ya buena parte del campo de amarillo, que comenzó con óptima implantación y se encuentra en muy buen estado de desarrollo.
  • Patata: Las siembras de patata, que parece que no llegarán a alcanzar el número de hectáreas del año pasado, se encuentran paralizadas por las últimas lluvias, si bien, en su mayoría ya están efectuadas y quedan por producirse principalmente las de la zona más al norte de Castilla y León.
  • Remolacha: Ante la falta de confianza de los remolacheros y los titubeos de la empresa británica, muchos nos tememos que Azucarera se las verá y deseará para mantener esta campaña un mismo nivel de contratación que la pasada.

Por las abundantes lluvias se produjeron las siembras más tempranas de cebada, que permitieron unos buenos primeros estadios de desarrollo de las plantas. Aunque un mes de febrero muy lluvioso y anormalmente benigno seguido de un mes de marzo y principios de abril muy secos motivó la aparición del mal del pie y de un ahijado deficiente. Por ello, el desarrollo en este cultivo se ha anticipado en exceso y se ha estancado en algunas zonas con un porte escaso, un desarrollo deficiente y un inicio de la floración prematuro. No han favorecido la situación las heladas registradas en algunas comarcas en las últimas fechas.

Todo dependerá de si finalmente llegan al campo las lluvias anunciadas. En algunas zonas, los agricultores se han visto obligados a regar con el consiguiente gasto imprevisto de energía. En principio cabe pensar en una cosecha regional de cebada que no vaya más allá de un año medio, en el mejor de los casos.

Por fortuna el estado del trigo es considerablemente mejor y si acompañan las circunstancias meteorológicas puede conseguirse una buena cosecha, aunque ni de lejos comparable a la del pasado año 2020 en rendimientos.

En similar sintonía con el trigo se encuentra la colza que comenzó con una óptima implantación y se encuentra en muy buen estado de desarrollo.

Tampoco será buen año para los guisantes, y muy especialmente para la veza. En buena parte de las parcelas su porte y desarrollo es muy deficiente, y ya ha comenzado la floración. Hay agricultores que están temiendo no poder recolectarla. 

La alfalfa de secano presenta situación muy desigual según comarcas. Se ha dado la circunstancia incluso de siegas prematuras durante la semana pasada por temor al daño de las heladas. En todo caso, si no se producen ya lluvias con una cierta intensidad y periodicidad, las expectativas de llegar a una cosecha entre normal y buena, se irán al traste.

En cuanto al girasol y el maíz, se encuentran aún en temporada de siembra en la zona sur y centro de la comunidad autónoma.

Todo apunta a que el éxito en las diferentes campañas de fomento del cultivo de remolacha va a estar muy vinculado a las diferentes ofertas de precio garantizado lanzadas desde las dos industrias implantadas en Castilla y León. Por un lado, la apuesta en firme y decidida de ACOR parece estar dando sus frutos al materializarse un aumento de las siembras para la cooperativa en 2021 que se aproxima al 10% ya en estas fechas. Sin embargo, ante la falta de confianza de los remolacheros y los titubeos de futuro manifestados desde la empresa británica, muchos nos tememos que Azucarera se las verá y deseará para mantener en la 2021/2022 un mismo nivel de contratación que la pasada campaña 2020/2021.

En cuanto a las siembras de patata, que parece que no llegarán a alcanzar el volumen de hectáreas del año pasado, se encuentran paralizadas por las últimas lluvias, si bien, en su grueso ya están efectuadas y quedan por producirse principalmente las de la zona más al norte de la comunidad autónoma.

 

SITUACIÓN CEREAL EN CASTILLA Y LEÓN (Abril/2021)

Ávila

Sementera normal a buena. Hay zonas encharcadas de agua actualmente.

Se está sembrando maíz. Hay menos colza y parece que se sembrará menos girasol por el exceso de humedad. El embalse de Cogotas hoy no se encuentra en estado crítico, y se esperan lluvias que puedan dejarlo óptimo.

 

Comarca de Benavente

La sementera de cereales en las comarcas de Campos y Benavente (Zamora) ha sido muy buena, el campo tiene muy buen aspecto, estas últimas lluvias han dejado un campo espectacular

Las siembras de girasol se están retrasando un poco en la actualidad, debido a las bajas temperaturas nocturnas y a las lluvias, hay muy poco sembrado. En cuanto al maíz las siembras se están realizando con normalidad

Cabe reseñar la zona del Páramo Bajo, que debido a las obras de regadío y concentración parcelaria hay un porcentaje altísimo de parcelas sin sembrar, ya que no hay seguridad del riego en la presente campaña y también alguna reclamación pendiente de resolver

 

Zamora

Las siembras se dieron bien, con lluvias suficientes que permitieron una buena implantación del cultivo de cereal. Se puede considerar que el primer estadio de la campaña está bien completado: abonos y herbicidas aplicados, a falta de los fungicidas/insecticidas en su caso. Cebadas más adelantadas que los trigos, lógicamente, encañando para aparición próxima de espigado.

Puede ser un buen año, aunque no tanto como el año pasado.

Colzas muy bien.

No se aprecia paso de siembra de unos cereales a favor de otros. Quizá una pequeña disminución en siembra de guisantes para seco porque en el momento de la siembra el terreno estaba muy seco.

 

Valladolid

Las vezas se han quedado pequeñas porque llovió mucho en invierno. Están floreciendo. Dependerá mucho de lo que pase en la semana en curso pero algunas apuntan a no segarse. Al guisante le sucede algo parecido aunque está algo mejor que la veza.

Las alfalfas de secano están muy bien y van adelantadas. Se está tratando contra gusano verde.

Los trigos están muy bien y sanos. Algunos ya están comenzando tratamientos con insecticidas y contra hongos.

Las cebadas están muy adelantadas y en general buenas, pero algunas han sufrido mucho el exceso de humedad y malas labores y, en otros casos las siembras tardías se helaron.

 

Salamanca

La sementera se dio muy bien. Con buena implantación de trigo, cebada, colza.

Respecto a la cebada, sin embargo, el lluvioso mes de febrero (y sin heladas) ha dado lugar a mucho mal del pie y muy mal ahijado. En marzo no llovió, con lo cual y ante los abonados nitrogenados, tendió a espigar prematuramente. En abril ha llovido, y parece que la situación se reconduce. Será una cosecha, con lo que tenemos hasta la fecha, de producción media.

No se aprecian cambios sustanciales de superficie en unos cultivos frente a otros. Aunque sí parece que se ha sembrado algo más de garbanzo y guisante.

Algunos están empezando a sembrar girasol.

 

Palencia. Campos

Las cebadas muy avanzadas por la sequía padecida en marzo se encuentran incluso espigadas en parte de la superficie. Teniendo en cuenta los pronósticos de heladas para los próximos días podría ponerse en riesgo parte de la cosecha. Por otro lado, la lluvia caída en abril no está siendo suficiente, y el viento está llevándose la poca humedad, lo que ha provocado que hayan comenzado los riegos con el consiguiente encarecimiento de costes. Si bien los embalses se encuentran por encima del 80% no va a ser un consuelo si la climatología no acompaña.

 

Palencia. Cerrato

Las cebadas también están espigando en Cerrato. Vezas empezando a florecer y un tanto raquíticas.

Alfalfa pobre en secano. Comenzando a regar cereal de regadío. Mucha falta de agua. Mucha desigualdad en función del momento de siembras, peor lo más tardío.

Sección: