Agronews Castilla y León

El agricultor está a punto de comenzar la campaña de aplicación de abonos nitrogenados en los cereales de invierno y en cultivos como la colza.

Esta campaña en verdad no es como las demás, la coyuntura que está sufriendo las materias primas en cuanto al aumento de costes han hecho que un elemento fundamental como es el nitrógeno tenga un precio superior a otros años.

Debido a esto estamos viendo como avanza una gran desinformación en el uso adecuado del nitrógeno para los cultivos.

Aparecen mensajes oportunistas que llevan a pensar que se puede reducir e incluso eliminar el aporte de nitrógeno mineral para el desarrollo de los cultivos, pudiendo tener estas prácticas consecuencias muy graves en la producción y calidad del cereal que el agricultor debe obtener para ser rentable en su explotación.

Por este motivo, queremos aportar la información necesaria para comprar un abono nitrogenado, para reconocer sus características y que el agricultor al manejarla pueda escoger el que crea más conveniente para su cultivo e incluso su zona geográfica.

Empezar recordando que los fertilizantes están legislados y que la mejor manera de que el agricultor sepa lo que compra es exigir la ficha técnica del producto.

Un abono nitrogenado se puede comprar en tres formas químicas únicas o combinadas entre sí.:

  • Ureica o Amídica
  • Amoniacal
  • Nítrica.

El nitrógeno en forma ureica o amidica presenta como característica principal que no puede ser directamente asimilado por el cultivo, luego necesita de una transformación para pasar a nitrógeno amoniacal. Esta transformación está condicionada por la temperatura y humedad presente en el suelo, así en determinadas zonas podemos tener humedad en los meses de aplicación de coberteras, de enero a marzo, pero seguro que no tendremos temperatura para que esta transformación se haga de forma adecuada, provocando pérdidas de Nitrógeno en forma de gas amoniaco. Parte del nitrógeno pagado por el agricultor se pierde en la atmosfera, generando la consecuente contaminación al medio.

El nitrógeno en forma amoniacal queda fijado en las arcillas del suelo y apenas tiene perdidas, por esto el cultivo lo ira tomando en función de su transformación a nítrico.

El nitrógeno en forma nítrica es como los cultivos prefieren absorber el nitrógeno, lo hacen rápida y fácilmente lo que los convierte en los más eficientes por unidad de nitrógeno aportada.

Existen estrategias para ser más eficiente en las coberteras como es dividirla en varias aplicaciones o el uso de nitrogenados conteniendo formas nítricas y también azufre (nitrosulfato-nitramón), fertilizantes más completos y eficientes, apropiados tanto para las coberteras tempranas como para las tardías. Realizar una cobertera temprana con abonos nítricos con azufre para cubrir la producción media y repetirla en una segunda cobertera si las lluvias y la producción ya vemos va ha ser superior.

Mucho cuidado con los mensajes sobre productos “milagro” que nacen este año para decir lo que muchos quieren oír, “si aplica esto no hace falta que aplique nitrógeno o pueda aplicar la mitad”, son mensajes muy atractivos de oír y seguir pero que pueden tener grandes pérdidas para el agricultor.

En Fertiberia se sigue investigando para ofrecer a el agricultor, una gama completa donde pueda elegir el nitrogenado que mejor se adapte a sus condiciones de cultivo, creando productos más eficientes y sostenibles, pero sobre todo creíbles, comprobados y reales.

Sección: