Agronews Castilla y León

La portavoz del grupo provincial Ciudadanos, Gema Gómez, ha presentado una proposición, para ser aprobada en el pleno que tendrá lugar este viernes 21 de enero, para revisar la valoración catastral de los inmuebles en municipios de menos de 20.000 habitantes, teniendo en cuenta como criterio de valoración la pérdida de población, para la reducción del valor catastral a efectos de reducción del IBI.

Además, pretende instar al Gobierno de España a modificar las condiciones de financiación de estos municipios en situación de pérdida de población, compensando la pérdida de ingresos resultante de IBI, para poder mantener los servicios atribuidos por competencias al municipio.

Con la rebaja del recibo del IBI pretendemos que nuestros pueblos puedan fijar población, ser más atractivos y generar nuevas oportunidades”, ha argumentado Gema Gómez, “en concordancia con las circunstancias reales que sufre cada uno de los pueblos de la provincia de Valladolid”.

En muchas localidades, “afectados por la despoblación”, los inmuebles “tienen valores catastrales muy altos o desproporcionados si se tienen en cuenta factores negativos como la situación demográfica”, ha asegurado quien también es vicepresidenta de la Institución provincial, “llegando a pagar lo mismo que en otros territorios más favorecidos no sólo por la población, sino por otro tipo de servicios”.

Un punto de atracción de población para diversos municipios es la rebaja de impuestos, como puede ser el IBI”, ha puesto de manifiesto Gómez, ya que es un tributo “que se paga no por el beneficio que supone adquirir una vivienda, sino por el hecho de habitarla; un pago obligatorio por utilizar un bien propio”.

En este marco, de facilitar y abaratar la vida en los pueblos de nuestra provincia, desde Ciudadanos, se considera que este tipo de beneficios fiscales pueden actuar como un factor más que haga atractivas las áreas rurales, actuando, como elemento en la lucha contra la despoblación del medio rural.

Y es que, según las cifras publicadas por el INE el pasado mes de diciembre, la población de la provincia de Valladolid, en el primer semestre de 2021 sufrió una tendencia decreciente, algo que “no debe aumentar las desigualdades entre nuestros municipios”.