Agronews Castilla y León

Es uno de esos instrumentos que todo el mundo conoce y que más se emplean no ya sólo en lo que es la orquesta más tradicional sino en esas bandas que abundan dedicadas, por ejemplo, a tocar jazz. Hablamos del violonchelo, que precisamente no es barato, ya que presenta muy diferentes materiales de muy distintas calidades así como tamaños diferentes por lo que en la búsqueda de violonchelos, con precios baratos, quizás una opción más que interesante es la que ofrece la venta on-line que ha llegado también a este tipo de productos.

En estas pocas líneas vamos a ofrecer una serie de consejos para la compra de este instrumento, que presenta una serie muy importante de variantes que van desde los materiales de construcción a las dimensiones del mismo.

En primer lugar debemos elegir el tipo de violonchelo que queremos, siempre dependiendo del uso y la utilidad que le queramos dar, ya que las nuevas tecnologías también han llegado aquí de tal forma que frente los más tradicionales ha surgido el electrónico que permite, por ejemplo, una mayor modulación del sonido desde una caja de mezclas.

Si nuestra opción es la madera, aquí también tenemos muchas opciones que elegir desde el ébano, el más tradicional de todos los materiales, al arce o al tilo, pero siempre teniendo en cuenta que, salvo en los modelos de mayor precio, generalmente no se emplea madera de estos tipos en la construcción sino que se opta por una especie de laminado para abaratarlos, buscando que tengan un mercado mayor.

Otro aspecto clave es el tamaño del violonchelo que vamos a elegir y que, lógicamente, va a depender de la persona que lo va a tocar, si se trata de niños o personas de baja estatura podremos elegir entre los de ½, ¼, 1/8 o ¾ de pulgada, mientras que para los adultos la elección más lógica parece que es la de 4/4.

Por último, es importante revisar las especificidades que cada modelo trae en lo que se refiere a las cuatro cuerdas que somo se sabe de la más fina a la más gruesa son La, Re, Sol y Do.

Una vez realizada la compra nos queda el mantenimiento de nuestro violonchelo, para lo que desde estas pocas líneas vamos a dar tres recomendaciones: la primera hace referencia al transporte que debe realizarse de una forma adecuada con la correspondiente protección para tratar de evitar cualquier golpe que puede dañar el instrumento y tener consecuencia en el sonido que emita; otro aspecto básico, si queremos mantener nuestro violonchelo en su estado óptimo, es la tensión de las cuerdas que deben estar siempre en una situación ideal; y finalmente, proteger el instrumento de los cambios bruscos climáticos ya que tanto el frío extremo como el calor puede tener consecuencias en el mismo, sin olvidar la humedad que quizás sea la condición climática que más debe preocuparnos en la conservación de nuestro violonchelo por el efecto que puede tener en la madera y, por lo tanto, en la resonancia.

Sección: