Agronews Castilla y León

Según datos de la aduana china, analizados por el Observatorio Español del Mercado del Vino (OeMv), China redujo drásticamente sus importaciones de vino en 2020 tanto en volumen (-29,8%) como en valor (-25,4%), hasta situarse en los 430,5 millones de litros y en los 12.583 millones de yuanes (unos 1.616 millones de euros), a un precio medio un 6% superior, hasta los 29,23 yuanes/litro (3,75 euros), el más alto hasta la fecha. El desplome de las importaciones chinas se ha producido en un año complicado por la irrupción de la pandemia de coronavirus, si bien hay que destacar que las compras ya venían cayendo desde 2018, tras alcanzar su máximo histórico en 2017. Así, China importó 182 millones menos de litros respecto a 2019, situándose ya muy lejos de los más de 750 millones adquiridos en 2017.

En un 2020 marcado por la pandemia, China inicio el año con un descenso de más del 50% en el volumen de vino importado (mes de enero), al que siguieron dos meses, febrero y marzo, con subidas que rondaron el 25%. Desde entonces, las compras han enlazado 9 meses consecutivos de fortísimas pérdidas.

Pese a haber reducido más del 40% el volumen importado en los últimos 3 años, las importaciones chinas de vino han crecido de manera espectacular en lo que llevamos de siglo, a un ritmo anual medio del 13,4% en volumen y del 22% en valor.

 

 POR TIPO DE VINO

China redujo notablemente sus importaciones en todas las categorías de vino durante el año 2020, tanto en términos de volumen como de valor. El vino envasado lideró las compras de forma clara con 312,5 millones de litros (- 31,5%) y 11.404 millones de yuanes (-25%), el 72,6% del volumen y el 90,6% del valor total, al precio más alto hasta la fecha tras subir un 9,5% hasta los 36,48 yuanes/litro. El granel repite como segundo vino adquirido con 108 millones de litros (-24,2%) y 630,4 millones de yuanes (-36,6%), en este caso a un precio medio un 16,3% inferior, hasta los 6,03 yuanes/litro, volviendo a bajar tras la fuerte subida registrada en 2018. En cambio, el vino espumoso subió de precio un 17,7% hasta superar los 50 yuanes por litro, el mayor desde 2020, de ahí que sus compras cayeran casi el doble en volumen (-27,7%) que en valor (- 14,9%), hasta situarse en los 9,9 millones de litros y en los 493 millones de yuanes. Por último, la evolución del bag-in-box es idéntica a la del granel, al caer un 26,8% en volumen y un 38% en valor, hasta los 3,5 millones de litros y los 57,8 millones de yuanes, a un precio un 15,4% menor (16,58 yuanes/litro).

En el año 2000, el vino a granel representó el 93,6% del volumen total de vino importado por China (32,3 de un total de 34,6 millones de litros). Sin embargo, este formato apenas supuso el 24,3% del total adquirido en 2020. Año a año, las importaciones se han ido enfocando progresivamente hacia el envasado, que ha pasado en estos 20 años de apenas 2 millones de litros, a los 312,5 millones de 2020 (más de 550 millones en 2017), lo que explica que el precio medio global se haya multiplicado en este periodo.

 

POR PAÍS DE ORIGEN

Entre los 15 primeros proveedores, cuya suma supuso casi el 100% de las importaciones de vino en China, solo Argentina creció respecto a 2019. Este aumento de Argentina rozó el 200% en volumen, pero fue solo del 2,9% en valor, ya que se produjo por unas ventas de granel a precios muy bajos, lo que desplomó un 66% su precio medio global. Argentina cerró 2020 como quinto proveedor en su mejor año hasta la fecha en el mercado chino, superando las ventas de 2008.

Chile cayó más que ningún otro en volumen (- 43%) y ha pasado de primer a tercer proveedor con 87,8 millones de litros (-66 millones), siendo superado por los 104 millones de Australia (-43,6 millones) y por los 100,6 millones de Francia (-45,4 millones), que cayeron no obstante en torno al 30%. La pérdida de Francia en los últimos años ha sido especialmente significativa, ya que en 2017 era el primer proveedor de forma indiscutible, con más de 230 millones de litros.

En términos de valor, Australia repite liderato por segundo año consecutivo pese a caer un 18% hasta los 4.916 millones de yuanes, seguido de Francia, con 3.501 millones (-27,8%), y por Chile, con 1.522,5 millones (-36,2%). Los tres subieron de precio, sobre todo Australia, pese a que ya se encareció bastante en 2019. De hecho, el vino australiano registra un precio muy superior al del francés, característica poco común entre los mercados mundiales analizados desde el OeMv.

Por su parte, España se mantiene como cuarto exportador de vino a China en volumen pese a caer un 37,4% hasta los 40,7 millones de litros, 24,4 millones menos que en 2019 y muy lejos de los 134,4 millones vendidos en 2017, su mejor año hasta la fecha. Argentina superó a Italia como quinto proveedor, al caer el país italiano un 31,5% hasta los 25,7 millones de litros. En valor, Italia repite cuarta plaza con 791,4 millones de yuanes (-26,7%), seguido de los 673 millones de España (-33%), cuyo quinto puesto no peligra, ya que Argentina aparece muy lejos en la sexta plaza, con 194 millones. El vino español subió de precio un 7,2% hasta los 16,52 yuanes/litro, el más alto de la serie histórica, si bien aún está muy lejos de la media del mercado chino.

Respecto a otros proveedores, China redujo en torno al 40% sus importaciones de vino procedente de Estados Unidos y Portugal.

Otros como Sudáfrica, Georgia, Moldavia o Canadá también cayeron más que la media, a diferencia de Alemania, Hungría o Nueva Zelanda, que perdieron poco más del 10% de su volumen de venta.

Tags: 

Sección: