En búsqueda de la cebada del futuro: Un proyecto pionero contra el cambio climático

Agronews Castilla y León

4 de marzo de 2024

cebada, cereales, trigo

En búsqueda de la cebada del futuro: Un proyecto pionero, liderado por el CSIC de Aragón, busca variedades más resistentes al cambio climático

El cambio climático representa uno de los mayores retos para la agricultura mundial. Con el aumento de las temperaturas, la sequía y los eventos meteorológicos extremos, se hace imperativo buscar soluciones que permitan a los cultivos adaptarse a estas nuevas condiciones. En este contexto, el proyecto Recobar emerge como una iniciativa pionera, enfocada en desarrollar variedades de cebada resilientes y sostenibles para una agricultura futura.

Recobar: Innovación y sostenibilidad en la agricultura

cebadaEl proyecto «Recovering and Exploiting Old and New Barley Diversity for Future-Ready Agriculture» (Recobar), iniciado en 2023 y con finalización prevista para diciembre de 2025, es un esfuerzo colaborativo de nueve centros de investigación europeos. Con un presupuesto de 1.755.000 euros, este proyecto se centra en la exploración y aprovechamiento de la diversidad genética de la cebada, tanto antigua como local, para desarrollar cultivos que puedan soportar las adversidades climáticas previstas para el futuro.

Objetivos clave de Recobar

  1. Reducción en el uso de fertilizantes: Uno de los principales enfoques del proyecto es utilizar variedades tradicionales de cebada que requieran menos fertilizantes, lo cual no solo reduce la contaminación sino que también disminuye los costos de producción.
  2. Adaptación a ambientes extremos: Recobar busca identificar y explotar genes relacionados con la tolerancia a altas temperaturas, sequía y otros retos climáticos, garantizando la supervivencia de la cebada en condiciones adversas.
  3. Desarrollo de ideotipos in silico: Antes de las pruebas en campo, el proyecto utiliza modelos estadísticos y de crecimiento de cultivos para predecir el comportamiento de las variedades de cebada frente a los cambios climáticos.
  4. Explotación de la biodiversidad del suelo: Entender cómo la microbiota del suelo interactúa con las variedades de cebada permitirá promover el crecimiento de microorganismos beneficiosos, mejorando la salud y el rendimiento de los cultivos.
cereales, cebada lechones
Campo de cebada

 

Avances en nuevas variedades de cebada y perspectivas

Aunque el proyecto está en sus etapas iniciales, los investigadores ya están poniendo en práctica una serie de estrategias innovadoras para alcanzar sus objetivos. La primera reunión anual, que se celebrará en Dublín los días 20 y 21 de marzo de 2024, será una oportunidad clave para evaluar el progreso alcanzado.

La coordinación de Recobar recae en Ernesto Igartua, del CSIC, y cuenta con la participación de importantes instituciones académicas y de investigación de toda Europa, incluyendo la Universidad de Tartu, University College Dublin, CREA, Universidad de Milán, LUKE, Universidad de Helsinki, Universidad de Silesia y Universidad de Cukurova.

Implicaciones para la agricultura futura

El éxito de Recobar podría significar un cambio paradigmático en la forma en que se aborda la agricultura frente al cambio climático. Al desarrollar variedades de cebada más resilientes y sostenibles, se abre la puerta a prácticas agrícolas que no solo son más amigables con el medio ambiente, sino también más económicas para los agricultores.

Recobar no es solo un proyecto de investigación; es un paso hacia una agricultura más sostenible y preparada para los retos del futuro. Al combinar la sabiduría ancestral con las tecnologías más avanzadas, se busca garantizar la seguridad alimentaria y la sostenibilidad ambiental para las generaciones venideras.

cebada

La cebada es un cultivo fundamental en el sector cerealista español, destacando por su adaptabilidad a diferentes condiciones climáticas, lo que la convierte en una elección popular entre los agricultores. Según los últimos datos disponibles hasta abril de 2023, España se posiciona como uno de los principales productores de cebada en la Unión Europea, con una producción que oscila en torno a los 7 a 9 millones de toneladas anuales.

Este volumen no solo satisface la demanda interna, especialmente en la industria cervecera y como forraje, sino que también contribuye significativamente al mercado de exportación, reafirmando el papel estratégico de la cebada en la economía agraria y en el mantenimiento de la biodiversidad agrícola del país.



Share This