Agronews Castilla y León

La Encuesta de Población Activa (EPA) del tercer trimestre revela que 761.500 personas trabajan en el campo, un 4,2% más que hace un año y un 6,1% menos que en el trimestre anterior. 30.400 trabajadores y trabajadoras encontraron empleo durante los últimos doce meses y 49.600 lo perdieron entre julio, agosto y septiembre, por la estacionalidad. Se supera el nivel de empleo anterior a la pandemia y se constata que la temporalidad de las mujeres es 13,2 puntos más alta que la de los hombres.

Según los datos que ha dado a conocer la Encuesta de Población Activa, el paro agrario afectaba a 194.400 personas en el tercer trimestre del año, un 6,4% menos que doce meses antes (13.400 jornaleros y jornaleras encontraron empleo). Se vuelve a observar que disminuye el desempleo a menor ritmo que aumenta la ocupación, tal y como ocurrió hace tres meses. El cómputo total que ofrece la EPA confirma que la población activa agraria creció en 17.000 personas en el último año (un 1,8%). 

A su vez, si se contempla la evolución en los últimos tres meses, se comprueba que 28.700 personas más estaban desempleadas, un 17,3% más que en junio, al finalizar la campaña de la vendimia y de la fruta dulce y de hueso. A su vez, hay 49.600 personas menos ocupadas en el sector, un 6,1% menos que hace tres meses. La reducción resultante de población activa en 20.900 personas es característica del ajuste estacional agrario.

Esta evolución deja una tasa de desempleo agrario del 20,3%, más baja que la de los mismos trimestres de 2020 y 2019 y 5,76 puntos más alta que la tasa general.

La tasa de temporalidad excesivamente alta sigue siendo una de las características más precarias del sector. Ya afecta al 47,07% de las personas que trabajan por cuenta ajena, la cifra más alta del mercado laboral español. Otra seña de identidad es la desigualdad de género, ya que entre las mujeres la temporalidad es mucho más alta que entre los hombres. Así, el 57,6% de las trabajadoras tiene un contrato temporal, mientras que entre sus compañeros este porcentaje es del 44,4%. Es decir, la temporalidad en las mujeres es 13,2 puntos más alta que entre los hombres.

CCOO denuncia el fraude que se registra en la contratación de carácter temporal para actividades cíclicas en la misma época del año, puesto que la relación laboral debería establecerse mediante un contrato fijo discontinuo, además de la necesidad de establecer planes de igualdad y políticas sectoriales que eliminen la discriminación de género. Para este sindicato es esencial mejorar la protección social del contrato fijo-discontinuo.

Por comunidades, en los últimos doce meses el empleo agrario disminuyó en Andalucía, Baleares, Cantabria, Murcia, Navarra y Euskadi. Se mantuvo en Galicia y creció en el resto. En la comparación anual, el desempleo creció en Catalunya, País Valencià, Galicia, Madrid y Navarra, mientras que cayó en las demás. 

Sección: