Agronews Castilla y León

Tres años después de su primera edición, el consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Jesús Julio Carnero, ha inaugurado hoy, en Valladolid, la II edición del Duero International Wine Fest, el mayor congreso vitivinícola de España impulsado por la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural a través del Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León (Itacyl).

La estructura del citado congreso se divide en tres áreas principales: sala de ponencias y mesas redondas, ágora enológica donde se celebrarán talleres y catas como por ejemplo las añadas míticas de Alejandro Fernández, y una zona expositiva y de degustación, denominada ‘Duero Wine Bar’ con presencia de todas las denominaciones de origen de Castilla y León, abierta al público para que puedan degustar los vinos de la Comunidad. También habrá un espacio para los vinos del Duero portugués.

Todo esto hace, en palabras del Consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Jesús Julio Carnero, que Castilla y León se convierta por unos días en una “auténtica catedral del vino”

Catas magistrales, ponentes y conferenciantes

Durante las dos jornadas de Duero Wine se llevarán a cabo hasta 14 ponencias y se desarrollarán cinco catas magistrales específicas:

  1. Grandes vinos del Duero-Douro,
  2. Vinos de las castas no dominantes de Castilla y León
  3. Añadas míticas de Alejandro Fernández Tinto Pesquera
  4. Los vinos de paraje Rapolao del Bierzo 
  5. Vinos de variedades recuperadas de la extinción en Castilla y León

En el conjunto de Duero Wine van a intervenir 51 profesionales del vino. Habrá 23 ponentes españoles, 14 extranjeros (27 %), algunos de ellos afincados en España, y 14 sumilleres. Además, acudirán al menos 45 periodistas de reconocido prestigio en el sector del vino (30 nacionales y 15 internacionales).

 

Recuperación y caracterización de variedades minoritarias en peligro de extinción en Castilla y León

Uno de los actos estelares de Duero Wine Fest es que se presentarán los resultados de un proyecto que inició la Junta de Castilla y León años atrás para la recuperación y caracterización de variedades minoritarias en peligro de extinción de la Comunidad y que ha permitido la localización de un gran número de ellas hasta determinar la importancia de unas 25 nuevas, ni registradas ni reconocidas oficialmente.

De todas ellas, 14 presentaban muy buenas cualidades enológicas o agronómicas y también de adaptación al cambio climático en sus lugares de procedencia, uvas capaces de funcionar bien en el viñedo y formar parte de un ensamblaje, diferentes entre ellas y también distintas a las variedades ya establecidas. Esas 14 variedades son: Áurea, Bastardillo Chico (Merenzao), Bruñal, Cenicienta, Estaladiña, Gajo Arroba, Mandón (Garró), Negreda, Negro Saurí (Merenzao), Puesta en Cruz (Rabigato), Puesto Mayor, Rufete Serrano Blanco, Tinto Jeromo y Verdejo Colorao.

Cada una es diferente y singular, por eso Carnero lo ha valorado como “una apuesta clara hacia el futuro de unas denominaciones de origen más volcadas en el origen y la resistencia al cambio climático que afecta al viñedo mundial. Se trata de recuperar el legado pasado para escribir el futuro del vino de Castilla y León”.

Todo ello supone un activo que abre más opciones de rentabilidad y valor añadido a los viticultores, tanto por su adaptación al territorio como por el hecho de dar lugar a vinos novedosos e interesantes para los mercados.

Este programa de recuperación de variedades minoritarias ha permitido que zonas productoras tradicionales como la DO Bierzo incorpore a su pliego de condiciones las vinificaciones con estaladiña y merenzao, la rufete blanco serrano en la DOP Sierra de Salamanca, y que otras variedades como la Puesta en Cruz, Gajo Arroba y Tinto Jeromo puedan formar parte del abanico de variedades recuperadas de la extinción y permitidas para elaborar vino en la DO Arribes, o la Negro Saurí en la DO León.

Otras variedades como la tinta Cenicienta, localizada en la DO Rueda, y con muy pocas cepas, está en peligro de extinción real. Es una variedad totalmente nueva de la que se dispone de un clon certificado y muestra un enorme potencial para vinificar vinos de enorme potencial y personalidad.

Sección: