Agronews Castilla y León
  • Los satélites simplificarán la gestión y los controles, facilitarán el pago de los anticipos y proporcionarán información valiosa que permitirá disminuir los costes de producción
  • El Itacyl ha sido clave en la puesta en marcha de los medios técnicos como el software de identificación de cultivos y el personal técnico especializado en tecnologías de teledetección o sistemas de información geográfica
  • A partir del próximo lunes, 1 de febrero, hasta el 30 de abril, permanecerá abierto el periodo donde se esperan recibir unas 65.000 solicitudes únicas que percibirán cerca de 1.000 millones de euros

Arranca el 1 de febrero el periodo de solicitud a las ayudas de la PAC y con ello la Consejería de Castilla y León ha anunciado que por primera vez, toda la supercie declarada se monitorizará vía satélite. En torno a ello, el consejero ha querido recalcar de forma especial la fortaleza de Castilla y  León en la implantación del nuevo método de control sobre el terreno de las ayudas, indicando que en 2021 todos los controles sobre el terreno se realizarán por seguimiento con satélite aplicando tecnología para su interpretación, es lo que se denomina monitorización,  adelantando su aplicación a las propuestas y recomendaciones de la Comisión Europea de cara a la nueva PAC post 2020.

Esta campaña ya se visibilizarán vía satélite las casi 5.300.000 hectáreas pertenecientes a más de 66.200 explotaciones que declaran PAC, y que recibirán cerca de 1.000 millones de euros.

El Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León (Itacyl) ha sido clave en el impulso de la puesta en marcha de la monitorización en la Comunidad, debido a que se trata de una implementación que requiere, sobre todo en su primera fase de una alta carga tecnológica tanto en medios físicos como de medios lógicos específicos de este sistema que, a su vez, requieren de personal técnico muy especializado en tecnologías de teledetección, sistemas de información geográfica (SIG) y tecnologías de la información y comunicaciones (TICS).

La mejora en el rendimiento del control se obtiene de la gran reducción del número de visitas de campo. De visitar sobre el terreno el 5% de las parcelas aproximadamente en los métodos anteriores, se ha pasado a un 0,21% en 2020, cubriendo el 30% de la superficie declarada. Carnero ha incidido en que “este tipo de controles e información podrán utilizarse como herramienta de mejora para la gestión de la explotación, puesto que este proyecto genera datos útiles para una agricultura inteligente”.

Por ejemplo, la capacidad de las imágenes por satélite puede servir para proporcionar información sobre el contenido de nitrógeno del suelo, o sobre la desecación, ayudar a optimizar la aplicación de fertilizantes y reorientar las prácticas en el regadío disminuyendo los costes y reduciendo los impactos medioambientales. Se conseguirá, de esta manera, avanzar en una agricultura de precisión, optimizar el uso del agua y los fitosanitarios y planificar mucho mejor las cosechas.

Otras novedades que trae consigo esta nueva batería de ayudas son:

  • El Ministerio de Agricultura ha adaptado ya el valor de los derechos que los perceptores de la PAC podrán utilizar en la Solicitud Única de 2021, de acuerdo a lo establecido en la normativa estatal que recientemente ha aprobado.
  • Se han flexibilizado las ayudas asociadas a la ganadería para facilitar el acceso a jóvenes ganaderos, también a aquellos que comienzan la actividad y presentan la solicitud única por primera vez.
  • Incluye limitaciones en el uso de pastos de titularidad pública y de uso en común, para evitar la creación de condiciones artificiales y limitando su elegibilidad en el caso de ser declarados, a que sean aprovechados directamente por el ganado del solicitante.
  • Reduce la ayuda asociada a las legumbres de calidad a las figuras que, por indicación de la Comisión Europea, están amparadas por la propia normativa comunitaria, eliminándose en el caso de Castilla y León el garbanzo pedrosillano y el judión de la granja.
  • Respecto a la condicionalidad, y respondiendo a la ambición ambiental que desde hace años forma parte de la PAC, se ha incluido un nuevo requisito que penaliza la recolección mecánica nocturna en plantaciones intensivas de cultivos permanentes en seto de porte alto, denso follaje y en los que se produzca la anidación o pernoctación de aves, con objeto de proteger a las aves durante la época de cría y reproducción. Fundamentalmente afecta al olivar super intensivo de otros territorios de España.

Además de las novedades normativas incorporadas en el Real Decreto, y que se incorporan en la Orden específica de la Consejería, el consejero ha querido hacer hincapié en algunas cuestiones concretas que se contemplan en la norma autonómica y que tienen un carácter más relacionado con el ámbito geográfico de la Comunidad. En concreto ha destacado lo siguiente:

  • En la convocatoria de 2021, se recuperan las ayudas a las explotaciones ubicadas en zonas con limitaciones naturales, para las que se prevé destinar del orden de 16 millones de euros, exigiéndose al beneficiario como requisito para la percepción de las ayudas el mismo que en las zonas de montaña, que justifica que al menos el 50% de los ingresos totales deben de ser agrarios y la afiliación a los regímenes de seguridad social agraria, es decir, la denominación europea ‘agricultor no pluriactivo’.
  • Se igualan los importes unitarios de las ayudas a las explotaciones con superficies ubicadas en los dos términos municipales de la provincia de León (Oseja de Sajambre y Posada de Valdeón), que están considerados en la lista de zonas con limitaciones naturales por hándicaps específicos.
  • Al haber concluido el periodo de cuatro años previsto en el acuerdo marco para la selección de entidades prestadoras del servicio de asesoramiento, se elimina un trámite en relación a la manifestación que efectuaban los agricultores para recibir el servicio de asesoramiento en el año siguiente. Este trámite, de cara a 2022, se establecerá de forma independiente en el primer semestre de 2021 con una convocatoria específica. Por lo tanto se mantendrán las ayudas al asesoramiento en 2021, pero mediante otro procedimiento.
  • En relación con el cumplimiento de la condicionalidad, en el caso de las Buenas Condiciones Agrarias y Medioambientales relativas a la aplicación de purines en las superficies agrícolas, a partir de 2021 no podrá realizarse mediante cañones.

Sin embargo, y a pesar del importante esfuerzo realizado por los agricultores y ganaderos de Castilla y León para la adaptación de los equipos a la aplicación localizada de purines, se considera necesario un año más de excepción para que el sector esté en condiciones de cumplir la nueva normativa. No obstante, como criterio adicional para cumplir con la excepción en 2021, se exigirá a los agricultores que aún no hayan adaptado los equipos un justificante o compromiso de adaptación en dicho año.

Programa de gestión propio para la gestión de la solicitud única

La Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural seguirá utilizando su propio programa de gestión para la solicitud de las ayudas de la Política Agraria Común, que incluye todas las novedades para facilitar a los profesionales, organizaciones profesionales agrarias y otras entidades colaboradoras la presentación de la solicitud única 2021 y evitar errores al confeccionarla. Este sistema de gestión propio ha permitido  al Organismo pagador de  Castilla y León mantener, en las últimas campañas, una posición de liderazgo en la ejecución de pagos en el mismo año de la solicitud, con más de diez puntos por encima de la media nacional.

Solicitudes

La Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural ha presentado hoy la campaña de solicitud única de la PAC 2021 que comienza el próximo lunes, 1 de febrero, y que se extenderá, en principio, hasta el 30 de abril. Se espera recibir en torno a 65.000 solicitudes únicas que permitirán transferir a las cuentas de los agricultores y ganaderos de Castilla y León cerca de 1.000 millones de euros.

A este respecto, el consejero, Jesús Julio Carnero, ha destacado que “se trata de una campaña de transición de cara a la aplicación de la reforma de la PAC post 2020, cuya entrada en vigor está prevista el 1 de enero de 2023, y donde estaremos inmersos en un momento especial dado que debido a la COVID-19, será necesario reforzar los modelos de gestión telemática y ofrecer más flexibilidad en los controles sobre el terreno para evitar al máximo posible los contactos presenciales”.

Por ello, Carnero ha indicado que “se garantizará el mayor grado de flexibilidad posible a los agricultores y ganaderos, de forma similar al año 2020 si fuera necesario, con medidas como la concesión de más tiempo para que las entidades y administraciones puedan tramitar las solicitudes correctamente, el aumento de los anticipos para los pagos directos y las ayudas al desarrollo rural o la reducción de las tasas de control”.

Resumen de la campaña 2020

A modo de balance, el consejero ha recordado que en 2020 la Comisión autorizó la ampliación de la fecha límite para las solicitudes de pago hasta el 15 de junio. El resultado final, gracias al avance del trabajo telemático y de apoyo presencial en las unidades territoriales de la Consejería permitió concluir con un total de 67.906 solicitudes únicas registradas.

Otras de las medidas que autorizó la Comisión fue la reducción de los controles físicos sobre el terreno y la autorización del incremento de los anticipos de pago, aumentando los anticipos de pagos directos (del 50 % al 70 %) y los pagos de desarrollo rural (del 75 % al 85 %), eximiendo, al mismo tiempo, haber finalizado los controles sobre el terreno para abonar dichos anticipos.

El consejero ha valorado positivamente este conjunto de medidas excepcionales y ha añadido que “en estos momentos se está trabajando para que puedan ser también contempladas en la campaña 2021, habiendo solicitado ya al Ministerio, a través del FEGA, que se profundice en las medidas del año anterior y en su caso se mantengan comprometiéndose también a proponer medidas adicionales”.

Todo esto permitió efectuar los pagos desde el primer día hábil posible, 16 de octubre, de forma que a mediados de diciembre ya se habían abonado el 95% de los importes de todas las líneas de ayudas directas posibles en los porcentajes que el FEGA ha establecido. Castilla y León, una vez más, ha sido la única Comunidad Autónoma de España que ha abonado todas ellas con el nivel más alto de ejecución.

Además, la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural ha vuelto a conseguir que se efectúen, en el mismo año de solicitud, los pagos de las medidas del Programa de Desarrollo Rural (PDR) correspondientes a las medidas de agroambiente y clima, la agricultura ecológica y las indemnizaciones compensatorias a zonas de montaña.

De este modo, en el último trimestre de 2020, ha transferido a las cuentas de los agricultores y ganaderos de la Comunidad más de 850 millones de euros en ayudas directas y de medidas cofinanciadas por el Feader, incluidas en el modelo de Solicitud Única.

El consejero ha señalado también que en el primer trimestre de 2021 se efectuarán los pagos relativos a las ayudas asociadas al vacuno de cebo por un importe estimado de ocho millones de euros, en el mes de febrero los pagos a los agricultores que reciban derechos de pago básico de la reserva nacional (jóvenes principalmente) y antes de que finalice el primer semestre del próximo año se ejecutarán las liquidaciones que resulten de los porcentajes hasta ahora retenidos del 5% del pago básico, pago verde y de las ayudas directas a jóvenes, así como del 10% de las diferentes ayudas asociadas tanto a los sectores agrícolas como ganaderos.

La Consejería también llevará a cabo el abono de las cuantías pendientes de las medidas de agroambiente y clima, agricultura ecológica y ayudas a las zonas de montaña correspondientes al año 2020 durante el próximo cuatrimestre, cumpliendo con el requisito reglamentario de efectuar ese pago antes del 30 de junio del año siguiente al de la solicitud y evitar así la pérdida de fondos Feader.

 

Sección: