Rebeca Adalia - Agronews CyL

 

  • El consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural de la Junta de Castilla y León pide que se realice una declaración conjunta en materia medioambiental que comprometa a la agricultura y ganadería a la lucha contra el cambio climático

El consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural de la Junta de Castilla y León, Jesús Julio Carnero, ha pedido al ministro de Agricultura, Luis Planas, que no se reduzca el presupuesto para la nueva PAC en la reunión del Consejo Consultivo de Política Agrícola Comunitaria celebrada hoy, 10 de diciembre.

Carnero asegura que esta propuesta viene derivada de la "falta de avances que se están produciendo en la toma de decisiones" por parte de los estados miembros de la UE. Por ello, y ante la próxima cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno que se desarrollará en Bruselas entre los días 12 y 13 de diciembre, el consejero ha instado al presidente del Gobierno a posicionarse claramente en dicha cumbre para mantener la financiación de las políticas dirigidas a la agricultura y al medio rural. "Europa necesita ser más fuerte que nunca y es necesario que esa fortaleza se produzca en aquellos ámbitos que nos identifican como la agricultura y la ganadería", reclamó Carnero.

En el caso de Castilla y León supondría una pérdida de 150 millones de euros entre 2021 y 2027. Es decir 21,5 millones de euros al año, que a la tasa actual de cofinanciación (53%) significaría perder 40 millones de euros anuales de presupuesto para el medio rural en la comunidad. "Es inadmisible una reducción tan drástica para el desarrollo rural como la planteada actualmente", afirmó Carnero.  Por eso, el consejero pide al presidente Sánchez que no acepte esos recortes que supondrían la disminución de los pagos directos en un 5% y la pérdida de un 15,5% del desarrollo rural.

Otro de los temas abordados en este consejo ha sido el del cambio climático. El sector ha recibido varios ataques en materia medioambiental en los últimos días en la Cumbre del Clima de Madrid (COP). Por ello, el consejero de Agricultura ha querido dejar claro, también en esta reunión, que "el sector agrario no debe verse como un sector contaminante sino como un ámbito que contribuye a frenar el cambio climático como sumidero de carbono y, además, compensa las acciones degradantes de otros sectores". Se estima que la ganadería aporta un 8% de los gases de efecto invernadero en España y la agricultura un 4%, según datos oficiales de 2018. Es la única actividad que aporta soluciones a esas emisiones y todo ello con el objetivo último de proporcionar alimentos a millones de personas, evitando la despoblación de las áreas rurales.

Además, Carnero ha dejado claro que "la agricultura y la ganadería no son el problema si no que son la solución" y por este motivo ha propuesto al ministro Planas y a todas las comunidades autónomas una declaración oficial en defensa la ‘agricultura y ganadería en positivo’. "Debemos dar mensajes atrayentes a la sociedad, huyendo de ideas negativas contaminantes. Es la clave para que nuestros jóvenes se animen a emprender en esta actividad y la rejuvenezcan, con ellos podremos innovar y hacer más sostenibles nuestras explotaciones", apuntó.