Antonio Silván, consejero de Fomento y Medio Ambiente, durante la reunión mantenida con las Organizaciones Agrarias el pasado 29 de abril, anunció su intención de modificar el Plan de Conservación y Gestión del Lobo de Castilla y León.

Durante el encuentro, la Administración Regional mostró su intención de mejorar los sistemas de control de esta especie, buscando una mayor flexibilidad en los cupos de caza al norte del Duero, recordando se han incrementando hasta en un 37% las acciones cinegéticas en ese ámbito, abatiendo 74 lobos en la campaña 2012  - 2013 frente a los 54 de la anterior; mientras que al sur se han abatido cuatro animales.

Además, se está trabajando, aquí junto a la Consejería de Agricultura y Ganadería, en el desarrollo de medidas de protección, especialmente los muladares, elaborando una normativa que regule la alimentación de las especies necrófagas

Con respecto a la reciente sentencia consecuencia del recurso presentado por COAG, Antonio Silván reconoció que va a provocar cambios en el artículo 12 del Plan de Gestión y Conservación del Lobo, al pasar a tener los daños ocasiones por este animal al norte del Duero la misma consideración que tengan los que genera cualquier otra especie cinegética mientras que en los que se produzcan al sur de dicho río serán valorados como los que provocan las protegidas, según el régimen patrimonial de las Administraciones Públicas, para lo que se está buscando el procedimiento más ágil posible de cara a acelerar el abono de las compensaciones a los ganaderos afectados.

El máximo responsable del Medio Ambiente de Castilla y León destacó que se está trabajando en un nuevo censo del lobo en la región que se pretende este preparado para principios del venidero 2014 y que confía en que todos estos cambios y modificaciones que se van a incluir dentro del Plan del Lobo sean ya efectivos a mediados del mes de junio.

Valoración de las OPAs.

ASAJA, tras la reunión reclamó, que la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, asuma como daño patrimonial todos los que se deriven del ataque del lobo al ganado, se produzcan donde se produzcan. Además, mostró su preocupación por el avance de este animal a zonas en las que antes era desconocido con el peligro que esto supone para la ganadería extensiva.

UPA - COAG, por su parte, se congratuló de que la Junta de Castilla y León asuma la sentencia del Tribunal Supremo en el sentido de que tiene que compensar vía patrimonial los daños que provoquen estos animales al sur del Duero que según esta organización, sólo en 2012, superan los 1,8 millones de euros. Junto a esto, se ha reclamando la celebración de un encuentro conjunto de las Consejerías de Fomento y Medio Ambiente  y la de Agricultura y Ganadería con  las OPAs al objeto de regular el tema de los muladares.

 

Sección: