Caja Rural de Zamora entrega 1.275 colmenas a los apicultores afectados por los incendios de la Sierra de la Culebra

María José Salvador

7 de marzo de 2023

img 20230302 113810

La Fundación Científica Caja Rural de Zamora entregó recientemente 1.275 colmenas a la Unión Profesional de Apicultores de Zamora (Apis Durii) con el objetivo de apoyar a los profesionales de la miel que vieron como el verano pasado se le destruyeron buena parte de sus colmenas a causa del incendio de la Sierra de la Culebra.

Precisamente este sector ha sido uno de los más perjudicados a causa del fuego ya que en total afectó a 120 apicultores y unas 8.000 colmenas. De estas, alrededor de 1.404 se calcinaron completamente.

El director General de Caja Rural de Zamora, Cipriano García, destacó la importancia de ayudar a las personas que “han tenido dificultades debido a los incendios y para nosotros es un honor poder contribuir en momentos complejos de la provincia”. Una vez más esta entidad zamorana está apoyando al sector agrario.

El secretario Técnico de la Unión Profesional de Apicultores de Zamora (Apis Durii), Francisco Alonso, relató que a esta aportación de Caja Rural que suma 55.000 euros también se añaden la de la Asociación Zamora Solidaria, que ha contribuido con una cantidad de 7.265 euros, la cooperativa Cobadu y La Culebra No Se Calla también han apoyado cada una con 5.000 euros. En total, según señaló Francisco Alonso, se han recaudado unos 72.000 euros para el sector afectado.

Hay que señalar que 51 apicultores que sufrieron algún daño en las colmenas, al menos se les va a reponer una colmena a cada uno, mientras que el apicultor que más haya perdido alrededor de 200. Los daños causados por el fuego han sido muy variados en las 24 localidades más afectadas siendo dos de ellas, Ferreruela de Tábara y Villardeciervos las más perjudicadas con 300 colmenas quemadas la primera y 200 la segunda.

Sobre la situación del sector apícola en la zona de cara a su futuro más inmediato Alonso ha confirmado que “después del desastre del incendio estimamos que no habrá producción de miel durante aproximadamente unos tres años, aunque hay algunos apicultores que han podido reubicar las colmenas que salvaron pese a que hay muchas colmenas que sufrieron estrés y se perdieron, unas 6.600 se pudieron librar del fuego”.

Por otra parte, el secretario Técnico de Apis Durii habló de las marcas y de la situación del envasado de miel en nuestro país que dijo “no sabemos cuando saldrá la nueva normativa del etiquetado, pero estamos esperando que cuando salga ayude a los consumidores a valorar más la miel que producimos localmente y a reducir las adquisiciones de miel de interior, que en su mayoría proviene del mercado asiático y se mezcla con miel española para su comercialización”.

Así las cosas, el secretario general de la Fundación Científica Caja Rural de Zamora, Feliciano Ferrero, señaló que con esto “se cierra el ciclo”, después de que se hayan hecho los abonos a los particulares. “Se hizo el abono a los afectados por la parte agraria, de manutención de animales y cosechas quemadas y con la entrega de colmenas, cerramos el ciclo de recaudación que se ha llevado a cabo en Caja Rural por los incendios de Losacio, la Sierra de la Culebra y Sayago”, argumentó.



Share This