Durante los últimos 12 meses el mercado de azúcar crudo, que se rige por el Mercado de Nueva York, NY11, se ha movido en un rango de 12-13 centavos/libra (ct/lb). SiÁlvaro Ballano, analista de mercados internacionales en Azucarera bien a mediados del mes de septiembre este mercado se desplomó hasta el nivel de 10,8 ct/lb. A partir de ese momento, el mercado NY11 inició una senda alcista para recuperar los 12,5 ct/lb. Los motivos que están llevando a la recuperación del precio del azúcar  en los mercados internacionales son, por un lado, un déficit mundial entre producción y consumo en 2019/2020,  -4,7 millones de toneladas (mmt), según la Organización Internacional del Azúcar (ISO), situación que podría prorrogarse en próximas campañas, y por otro, la reducción de cosecha mundial para 2019/2020, así vemos una caída de -8 millones de toneladas con respecto a la campaña anterior en buena parte de los principales países productores: en la India -5 millones de toneladas; en Tailandia -2 millones de toneladas; en la Europa de los 28 -0,3 millones de toneladas. También caen en sus producciones México, Australia, Pakistán y Ucrania.

Gráfico 1.- Variación de stocks. Fuente: Elaboración propia con datos ISO

Dentro del grupo de grandes países productores, únicamente Rusia obtiene mejores resultados respecto a la campaña precedente.

Brasil continúa desviando la mayor parte de su producción de caña a biocombustible, únicamente destina el 35% de la caña a producir azúcar, frente al 65% que se destina a bioetanol. Brasil necesita más combustibles para su mercado doméstico, a día de hoy es más barato producir etanol que importar gasolina, por lo que se mantiene la fuerte demanda de caña para etanol en lugar de azúcar, al menos hasta que el azúcar alcance niveles 14.5/14.8 centavos/libra. Las subidas en el precio del etanol animan a la producción de este, en lugar de azúcar en muchas regiones del mundo y la recuperación de la moneda brasileña (BRL) frente al dólar estadounidense (USD) desincentiva las exportaciones, reduciendo el volumen de azúcar disponible en el mercado mundial.

Por tanto, en el escenario mundial todo apunta a que, en el medio plazo, los precios de azúcar deberían continuar la recuperación iniciada semanas atrás.

En el contexto europeo, la situación es de precios firmes para la presente campaña 2019/2020. Tras la liberalización del sistema de cuotas, el 1 de octubre de 2017, la Unión Europea podía producir, comercializar y exportar al mercado mundial el volumen de azúcar que desease libremente.  Sin embargo, nada ha cambiado en lo que a importaciones se refiere, por lo que se mantiene los aranceles a la entrada de azúcar en territorio comunitario, si bien continúan las excepciones con aquellos países con los que la Unión Europea tiene firmados acuerdos preferenciales acceso al mercado comunitario.

De este modo, en la primera campaña sin cuotas, 2017/2018, la Unión Europea produjo, 21,3 millones de toneladas de azúcar, lo que la convirtió en excedentaria y necesitó acudir al mercado internacional a vender dichos excedentes, lo que tuvo que hacer a precios muy bajos para dar salida a los mismos. Con el consiguiente efecto bajista en mercado interior europeo. En la siguiente campaña 2018/2019, la producción de remolacha en la Unión Europea se vio perjudicada por la fuerte sequía que afectó negativamente, los rendimientos de remolacha en el “cinturón remolachero europeo”, lo que provocó una cosecha de 17,6 millones de toneladas, cifra inferior al consumo doméstico europeo, cifrado en 18,5 millones de toneladas, si bien los excedentes/stocks de la campaña precedente sirvieron para ajustar el balance y frenaron una mayor subida precios.

En la presente campaña 2019/2020, según estimaciones de la Comisión Europea, habrá un nuevo déficit entre producción y consumo en la Unión Europea, con una producción de 17,5 millones de toneladas, consecuencia de las malas condiciones climatológicas así como de una menor superficie de siembra, -5%, mientras que el consumo estimado se mantiene en 18,5 millones de toneladas, es decir, tendremos un déficit de un millón de toneladas y con los stocks de partida en una situación más ajustada que el año anterior con una menor disponibilidad de azúcar.

Gráfico 2.- Balance Europeo de azúcar. Fuente: Comisión Europea

Gráfico 3.- Variación de stocks. Fuente: Comisión Europea. 

Dentro de este escenario, los nuevos contratos firmados durante los últimos meses para la campaña 2019/2020 entre productores y utilizadores de azúcar en la Unión Europea ya recogen esta nueva situación de mercado en la UE, con precios más firmes que las campañas precedentes.

Hay que subrayar que otros aspectos que han apoyado esta subida de precios en el mercado comunitario son, por un lado, las fuertes pérdidas de la mayoría de los grandes grupos azucareros europeos, publicadas en diferentes medios de comunicación, y que los ha impulsado a subir los precios de venta del azúcar  en 2019/2020 para mejorar sus cuentas de resultados, y por otro lado, el incremento de las “primas” en origen de los países exportadores de crudo a la Unión Europea como consecuencia de la mayor demanda de dichos azúcares para ser refinados. Estas “primas” en origen se han revalorizado notablemente durante el último año. Lo que incrementa el precio del azúcar para ser refinado, como ponen de manifiesto los últimos datos publicados por la Comisión Europea sobre precios de entrada de azúcar crudo en la UE.  Esta situación afecta en mayor medida a los países deficitarios del Sur de la Unión Europea y Reino Unido donde el refino sirve para cubrir el déficit entre producción de remolacha y consumo de azúcar en estos países.

En el corto plazo, nada hace pensar que los precios del azúcar puedan cambiar de tendencia a nivel comunitario, la molturación de remolacha avanza en la Unión Europea y salvo sorpresas de última hora en cuanto a rendimientos mejor de lo esperado, no encontramos motivos para un cambio de tendencia.

En el más largo plazo, los precios del azúcar a nivel comunitario se verán afectados tanto por lo que pueda ocurrir en el mercado mundial, como sobre todo por las siembras de la próxima campaña 2020/2021. Nada hace pensar que la superficie dedicada al cultivo de remolacha se incremente en la UE para la próxima campaña, más bien todo lo contrario. Así en el país vecino, Francia, la intención de siembra, según las encuestas hechas a los agricultores, se habla de una menor área de remolacha para la campaña 2020/2021. Por otro lado, es de sobra conocido que la próxima campaña al menos 9 fábricas dejarán de producir azúcar en Europa.

En caso de confirmarse esta situación, y asumiendo que los rendimientos en la UE recuperan el nivel medio de los últimos 5 años, la próxima campaña continuaría con un importante déficit entre producción y consumo en Europa, incluso asumiendo una caída del consumo de azúcar,  en favor de isoglucosa.

Por tanto, si se cumplen los pronósticos, podemos estar entrando en un ciclo dulce para TODO el sector azucarero europeo.

 

Álvaro Ballano, analista de mercados internacionales en Azucarera

Sección: