Agronews Castilla y León

Brasil se encuentra en Sudamérica y tiene alrededor de 212 millones de habitantes. Cuenta con dos de los ríos más famosos del planeta: El Amazonas, el río más grande del mundo tanto en extensión (6937,08km) y en términos de volumen de agua (12.500 millones de litros por minutos) y el Iguazú, que da origen a las cataratas del Iguazú. Dónde mayor número de plantaciones de olivar se encuentran en Brasil es en el sur del país.

Brasil ocupa el puesto número 32 en superficie de cultivo, situándose su número de hectáreas en 13.000. Además, ocupa el puesto número 32 en producción de aceite de oliva con respecto a los 66 países productores, así como el 35 en producción de aceitunas de mesas.

El olivar más predominante en este país es el olivar intensivo, situándose sus cultivos en 66,7% del cultivo total, seguido del superintensivo con un 26,2% y por último los cultivos tradicionales con un 7,1%. Además, no hay ninguna hectárea de olivar de secano, por lo que el cultivo es exclusivamente de regadío.

El porcentaje de producción de olivar con destino a la elaboración de aceite de oliva es de un 94,3% y el restante 5,7% en elaboración de aceitunas de mesa. Las variedades más predominantes en esta zona son: Koroneiki, Arbequina, Arbosana, Frantoio, Picual y Coratina.

De la producción total de aceite de oliva, el 68% se podría calificar como aceite de una calidad alta, produciéndose aceite de oliva virgen o virgen extra. El restante 32% se clasifica en aceite de una calidad inferior como podría ser aceite de oliva lampante.

Brasil es el mayor importador en América del Sur. Importa alrededor de 87.900 toneladas de aceite de oliva y 117.330 toneladas de aceituna de mesa. Sus principales proveedores de aceituna de mesa son Argentina (54%), Egipto (27%), Perú (10%). En cuanto a aceite, el 88% de Portugal, España, Italia y Grecia; 12% de Argentina y Chile.

Cuenta con 54 parcelas de las que su tamaño medio de cada una de ellas es de 241,34 ha aproximadamente. La productividad por hectárea es de 0,084 toneladas de aceite de oliva y 0,527 toneladas de aceitunas de mesa.

Posee 20 almazaras y 3 entamadoras, por el contrario, no posee ninguna orujera ni refinadora.

El volumen de negocios de este país generado por el sector oleícola es de 3,73 millones de euros. Las jornadas anuales en el sector oleícola e industrias afines al sector es de 245.573.

Del total de grasas animales y vegetales comestibles, se consume un 2,3% aceite de oliva, lo que representa alrededor de 90.000 toneladas. El consumo pércapita por persona es de 0,42 litros de aceite de oliva.

Con respecto al perfil del consumidor, las mujeres que consumen aceite de oliva se sitúan en un porcentaje que está en un 50,8%, sin embargo los hombres tienen un porcentaje algo menor que las anteriores, situándose en un 49,2%.

En cuanto el consumo según los rangos de edades de población, tiene una mayor relevancia en las personas que tiene una edad comprendida entre 34 y 49 años, situándose su porcentaje en un 43%, seguido de las personas mayores de 65 años con un 35%. El rango de edad donde el consumo es menos significativo en Brasil es en personas menores de 34 años.

Según la estructura familiar, se consumen mayor porcentaje de aceite de oliva en aquellas familias de mediana edad con hijos, seguido de familias jóvenes con hijos. En aquellas familias dónde el consumo es poco significativo son en familias jóvenes sin hijos.

Con respecto al nivel de renta, consumen mayor porcentaje de aceite de oliva, aquellos individuos que tienen una renta media, oscilando dicho porcentaje en un 50%. Dónde menor es el porcentaje de consumidores de aceite de oliva según su renta, es en aquellas personas que tienen una renta alta.

Aquellos que tienen una formación académica más avanzada, es decir, estudios universitarios o posgrados, su consumo en aceite de oliva es bastante más significativo que aquellos que tienen unos estudios inferiores a los mismos. Así, el consumo en aquellas que personas que tienen estudios superiores oscila en torno al 48%.

En función de las preferencias del usuario, el 45% prefiere consumir aceite de oliva, seguido del 39% que prefiere el consumo de aceite de oliva virgen extra.

El envase que más se utiliza en Brasil para el consumo de aceite de oliva es en primer lugar el cristal con un 74%, seguido del envase PET con un 23%.

Según el uso al que se destina el aceite de oliva, dónde más se utiliza es para condimentar ensaladas, es decir en crudo , con un 53%. Dónde en menor proporción es utilizado el aceite de oliva es para freir situándose en un 8%.

Dónde más se consigue por parte de las personas el aceite de oliva es en supermercados (44%), seguido de hipermercados (25%). Dónde menos se adquiere el aceite de oliva es en las tiendas tradicionales.

El 75% de usuarios consumen el aceite de oliva en sus propios hogares, el restante 25% lo hace fuera del hogar. Fuera del hogar predomina los establecimientos colectividades, hoteles, así como bares y restaurantes.

Sección: