Agronews Castilla y León

El pasado sábado 6 de agosto se celebró la 8ª edición del Boina Fest, el 1er festival contra la despoblación soriana y de la Serranía Celtibérica. Tras dos años celebrándose online, la plaza de Arenillas volvió a abarrotarse, esta vez más que nunca. Desde 2015, la progresión de este festival, enclavado en un pueblo de apenas 50 habitantes, ha sido meteórica. En sus tres primeras ediciones reunió alrededor de unas 400 personas, en 2018 ya superó las 500, en 2019, 800 personas, y este 2022 ha alcanzado el millar. Nadie en el pueblo tiene recuerdo de semejante cantidad de gente el mismo día, ni en este siglo ni en el pasado. 

Las reservas de acampada finalmente ascendieron hasta casi las 250 personas, con lo que se incrementaron un 25% respecto a la última edición presencial de 2019. Entre coches, furgonetas y algunas autocaravanas se contabilizaron también más de 250 vehículos entre el total de los 3 parkings: general, de acampada y de furgonetas. Y tanto el albergue de la Asociación Cultural de Arenillas, como los edificios municipales de la Peña y la Fragua, más una casa privada dieron cobijo a los más de 40 músicos que pasaron por el escenario. Además, un año más las casas de Arenillas rebosaban entre familiares y amigos que llenaron todas las habitaciones disponibles en este pequeño pueblo del sur soriano.

Hubo asistentes de hasta 24 provincias: A Coruña, Sevilla, Málaga, Barcelona, Cantabria, Tarragona, Alicante, Valencia, Navarra, Palencia, Vizcaya, Toledo, Huesca, Teruel, Burgos, Valladolid, La Rioja, Zaragoza, Cuenca, Madrid, Guadalajara, Segovia, Ávila y por supuesto Soria.

A primera hora de la tarde Wilbur sorprendió a una plaza en la que no cabía un alfiler con sus acrobacias y su humor tronchante. Después llegó el turno de los grupos seleccionados de la Serranía Celtibérica: La batucada Kilombó caldeó el ambiente a base de ritmos tan bailables como contundente; Volumnia, los más jóvenes del festival, comenzaron con el rock; Radio Bleach continuaron con el grunge de Nirvana; y The Birra´s Terror generaron los primeros pogos con su punk irreverente.

Tras ellos vinieron los platos fuertes de la noche: Combo Calada, que encendieron definitivamente la llama del baile con reggae y rock, y Funkiwis, con funk y rap como  seña de identidad.  El cierre, hasta las 6 de la mañana, correspondió a Dj Wiker para aquellos que agotaron las 12 horas de música en directo.

Además, el festival contó con la presencia de Vanesa García, portavoz de Soria YA en la Junta de Castilla y León, y con Virginia Barcones, Delegada del Gobierno en Castilla y León. Ambas, que ya han mostrado su apoyo pública y presencialmente en otras ocasiones en Arenillas, son firmes defensoras del proyecto que actualmente lleva a cabo en su lucha contra la despoblación Arenillas desde hace ya casi 40 años ofreciendo vivienda y trabajo a familias con niños y parejas jóvenes.

La organización considera que este año ha sido, un nuevo punto de inflexión en el cual se apoyaran de cara a mantener e incluso aumentar la calidad de este festival 100% popular y colaborativo. De hecho si ha crecido en afluencia y visibilidad, es gracias a que la colaboración ya ha sobrepasado las fronteras de Arenillas, incluso de la provincia de Soria. Prueba de ello son las colaboraciones que se han llevado a cabo en los últimos años con Oliver Heras Videographer y Creo tu página, y este año en concreto además, con Javi Barahona, Soria está de moda o Entre tartas y cupcakes Soria. 

Sección: 

Provincias: