Imagen de José Ignacio Falces
Publicado por José Ignacio Falces

Desde luego que la Comisión Europea, los ministros de Agricultura y la Política Agraria Común son unas auténticas máquinas de crear “palabros” es algo más que evidente basta con hacer un pequeño repaso a los últimos años: pagos compensatorios, Agenda 2000, capping, pago básico, pago único, condicionalidad, pago verde, pago redistributivo, modulación, pago desacoplado, las ayudas asociadas, el primer pilar, el segundo pilar… por no hablar de los ya famosos Ecoesquemas actuales…

Sin embargo, uno de los que más horas de coloquios ha generado ha sido el del “agricultor activo”, que luego se calificó como “agricultor genuino” y que ahora parece que ha vuelto a ser, al menos según los últimos documento del Ministerio de Agricultura, “agricultor activo”… todo ello para tratar de denominar a los agricultores y ganaderos profesionales frente a los “beneficiarios” de la PAC.

Éste ha sido uno de los debates más polémicos que han rodeado a la Política Agraria Común desde sus orígenes ya que son muchas las voces que no entienden porque esos fondos no se priorizan sobre aquellos que, de verdad, tienen la actividad agrícola como principal. En este sentido, se han dado pequeños pasos hacía esa orientación de esas cuantías hacia los profesionales agrarios siendo la más reciente la creación de la figura del agricultor activo y la famosa relación del 80/20 y todo parecía indicar que con el “agricultor genuino” se iba a seguir avanzando en esa línea, pero el retorno al “activo” dado por el Ministerio en el último documento sobre el Plan Estratégico ha supuesto un jarro de agua fría, pues aunque se habla de la necesidad de estar dado de alta en la Seguridad Social Agraria para tener ese calificativo o de que el 25% de los ingresos totales procedan de la actividad agraria, en un tercer párrafo que ya se ha hecho famoso se asegura que todo el que cobre menos de 5.000 euros de la PAC tendrá la calificación automática de “agricultor activo”, creando, permítanme la alegoría, la figura del agricultor “votante”.

La verdad es que este giro ha sorprendido, o quizás no, al que esto escribe… más cuando se habla mucho de profesionalizar… de reducir los 680.000 beneficiarios de la PAC en España a los 300.000 que tienen países como Alemania o Francia, se habla mucho de que sólo están dados de alta en la Seguridad Social Agraria en España unos 265.000 autónomas mientras que los solicitantes de las ayudas que llegan de Bruselas son casi el doble…pero claro, quien es el político que es capaz de quitar o reducir esas ayudas. En mi muy humilde opinión, y generalizando para abreviar, nadie es profesional de la agricultura o la ganadería en España con una PAC de menos de 1.250 euros, ya no voy a los 5.000 de Planas, pero ese “estrato” suponen casi el 40% del total de los demandantes de la PAC… quien pone en riesgo 251.000 votantes…pues eso… Pero la situación puede incluso ser peor si, con los datos de 2017, ofrecidos por el FEGA, los beneficiarios de menos de 5.000 euros fueron 514.000 lo que supone el 72% del total…aunque declaran sólo el 17% de la superficie total con 3,6 millones de hectáreas…y ese más de medio millón son muchos más votantes…

A más a más, de ese mismo año, 2017, subrayar que los beneficiarios entre 5.000 y 60.000 euros fueron 194.830, apenas el 27% del total, pero concentran el 65% de la superficie declarada con 13,5 millones de hectáreas…quizás, y sólo quizás, es que ahí están los profesionales del sector…

Como soy un obseso de las estadísticas me dio por mirar donde están esos pequeños agricultores…, y siempre teniendo en cuenta que no son datos de este año, los últimos que he encontrado en AgroNews son de 2015, el 32% del conjunto nacional en Andalucía, donde el 43% de los solicitantes se encontraban en ese grupo, el 18% en Castilla La Mancha (son el 44% del total de beneficiarios regional) o el 17% en la Comunitat Valenciana donde representaban el 74% de los solicitantes totales de la PAC en esa región… aunque tampoco se puede olvidar que en La Rioja el 51% de los beneficiarios de esas ayudas, 3.439 para un total de 6.733 perciben menos de 1.250 euros o en Murcia donde alcanzan el 49%. Viendo esos ejemplos, me viene a la cabeza una maldad…pero no, no lo voy a decir…

Para finalizar este tostón de datos y cifras, resaltar que quizás el gran problema es esa definición de “pequeños agricultores” que muchos ciudadanos, ajenos de forma directa a la agricultura o la ganadería, relacionan más con “explotaciones familiares” que oponen en sus pensamientos, muy probablemente porque nadie se lo ha aclarado, a las “grandes explotaciones”, pero lo cierto es que la agricultura y la ganadería del siglo XXI, la profesional, mucha de ella familiar, se concentran, en gran medida, entre esos beneficiarios de la PAC que superan los 5.000 euros, mientras que esos “pequeños agricultores”, de menos de 1.250 euros, son en realidad “pequeños perceptores” que tienen esa actividad agraria como una parte muy pequeña de sus ingresos por lo que si se quiere apostar por la profesionalización del sector… la solución es clara hasta que en la mente de los políticos aparece la figura del “agricultor votante”.

Del complejo de “Robin Hood” de nuestros políticos con el “capping” ya hablamos otros días.

Comentarios

Si la profesionalización del sector pasa por echar, despachar de él a esos agricultores a tiempo parcial, no despreciemos el impacto que puede tener en el abandono rural. Para todo ese colectivo no tendrá sentido estar vinculados al sector agrario, por ver mermada su rentabilidad todavía más y no poder competir en igualdad de condiciones. Y ya de paso no tendrá sentido conservar viviendas en la zona rural, ni contribuir a la diversificacíón rural. Lo dejarán todo a los profesionales que van a ser necesariamente pocos, porque hoy para acometer las grandes inversiones que precisa la actividad agricola y ganadera, que desean los que apoyan solo a los profesionales exclusivos, no sirve cualquiera.Hoy la agricultura a tiempo completo precisa mucho capital y si vamos a eso pronto quedarán menos de los previstos despachando a los que ejercen la actividad a tiempo parcial. Saludos.
Con todo el respeto. Afortunadamente, en Europa no se tragan las mentiras de las patronales españolas (ASAJA, COAG, etc.). En Castilla y León, por ejemplo, la propuesta de estas patronales de "echar del PAC" a todos los pobres es una aberración y daría la puntilla a los pueblos. Los "profesionales", tienen de profesional el ser hijos de los ricos, tener pocos hermanos, buenos casamientos, etc. Nada más. Normalmente no viven en los pueblos, (los técnicos del Ministerio no tienen más que ir cualquier día a comprobarlo) sino en las capitales o cabeceras de comarca y llevan sin esfuerzo alguno cientos de hectáreas. Con su propuesta, (buena para sus bolsillos sin duda) el pobre que tiene el bar del pueblo y cuatro tierras y tiene que vivir en él se quedaría sin PAC, mientras tendría que ver marchar al rico a pasar el invierno a la capital con su PAC acrecentada...

Añadir nuevo comentario