Imagen de José Ignacio Falces
Publicado por José Ignacio Falces

Si durante muchos años la “pertinaz sequía” fue la responsable de las crisis agrarias en la España del nodo y del blanco y negro, ahora, en la época de la agricultura de precisión, la tecnología, los GPS, los tractores autónomos y el “big data” es evidente que los precios bajos, ruinosos… o seguidos por cualquiera de los adjetivos calificativos que se les ocurra… han sido los grandes protagonistas del año 2016 que ahora se cierra.

Baste con que miren ustedes 10 noticias al azar de las más de 39.500 noticias que se han visitado en Agronews para comprobar que los precios bajos han sido un factor común y determinante de esta campaña. Empezando por lo de los cereales, seguimos por la leche de vaca, a la que se ha sumado la de oveja, el porcino, los lechazos que no han levantado cabeza en todo el año, el conejo… todos ellos han visto como su valor medio a lo largo del año se ha mantenido no sólo por debajo de los umbrales de la rentabilidad, no basta sólo con cambiar el dinero de manos, sino que han sido inferiores a los costes de producción…

Es precisamente esa situación en la que hay que trabajar de cara a los próximos años por parte de todos los integrantes de la cadena de valor de cada una de las producciones. Es cierto que buena parte de los precios se marcan desde Chicago, New York, París o Fonterra… y que la economía china influye, seguramente demasiado, en lo que sucede en los mercados agrarios… pero ¿habrá que buscar soluciones, no?.

Es indudable que haciendo lo que se viene haciendo en las últimas décadas, haciendo lo mismo, los resultados… pues van a seguir siendo los mismos… por lo que habrá que intentar cambiar la mentalidad, hacer más trabajo en conjunto, más trabajo en común, habrá que mirar con menos recelo, hablo desde el lado de los agricultores y ganaderos, a las industrias y la distribución, habrá que apostar por los contratos de larga duración con unos precios que sean interesantes para las tres partes de la cadena… habrá que apostar por los seguros… mientras que, industrias y distribución, deben acercarse más a la realidad del sector primario, de tal forma que la posición de dominio que mantienen tradicionalmente se relaje, siendo conscientes que trabajando todos juntos, ganando cada uno lo que responde, se puede avanzar, experiencias existen al respecto… y parecen positivas, con matices, todos los que ustedes quieran, pero avanzando… que es lo que importa…

Y en todo este juego las Administraciones tienen que jugar un papel de árbitro fundamental al que no deben renunciar en ningún momento. Además, así en una rápida vista a lo que trae por delante 2017 van a tener que hacer frente a una nueva reforma de la PAC, ya no hay ni números para definirlas de las que se han producido, en la que todo indica que se va a avanzar en el “enverdecimiento” de la Política Agraria Común, aunque esto siempre me ha parecido una etiqueta para contentar a “lobbys” como los ecologistas o determinadas asociaciones de consumidores, pues que me expliquen qué actividad hay más verde que la agricultura y la ganadería, pero también deben dar un paso hacia el seguro de rentas, miren el modelo de los Estados Unidos, o hacía un retorno a los mecanismos de control de mercado que sirvan para evitar crisis como las de la leche tras el final de las cuotas… y, precisamente, el final del sistema del azúcar, la desaparición de la contingentación de la producción, va a ser otro de los grandes temas de 2017, una situación muy distinta a la de la leche… pero… preocupante y más con “aliados” como el señor Montoro…

Los malos precios han marcado al sector agrario en 2016 confiemos en que dentro de 365 días no estemos escribiendo lo mismo…

Añadir nuevo comentario