Imagen de Jesús Molpeceres Picón
Publicado por Jesús Molpecere...

 

Qué fácil es posicionarse, a favor o en contra, de quien inicia una reivindicación cuando el grado de implicación es pequeño o nulo. Siempre se ha dicho y vuelvo a acudir al auxilio del refranero casi como dogma de fe, que es muy sencillo ver los toros desde la barrera.

Con esta premisa, hasta los políticos pueden darte y quitarte la razón en cuestión de segundos según sea su propio interés. Hasta aquí no he aportado nada nuevo.

Las movilizaciones que los agricultores están protagonizando estos días recuerdan a las que, ya en los años 80, hicieron que la España de entonces supiese que el mundo rural nunca se rinde. Ahora, con el devenir de los acontecimientos podemos hacer seguimiento, casi en directo y pasando por la conveniente y convenida censura de algunos medios, a otro brote de clamor de quienes solo piden algo tan sencillo y primario como poder vivir de su trabajo.

Cuando ya oficialmente se había instaurado la idea de la España Vaciada y a los hombres y mujeres del mundo rural se les había catalogado como una reliquia del pasado, resulta que, contra todo pronóstico, la gente del mundo agrario y ganadero han decidido aparcar, hasta donde les haya sido posible, su inagotable tarea para gritar, a los cuatro vientos, que así no pueden aguantar más.

A muchos les ha pillado con el pié cambiado. Nadie, de la “preparadísima” generación política que nos toca padecer podría haber calculado este inoportuno arrebato de realidad. Tampoco muchos sindicatos agrarios, por mucho que se apunten ahora a la justa reclamación. Antes, mucho antes ya deberían haberse implicado.

No soy tan presuntuoso como para pensar que esta pequeña e insignificante colaboración escrita pueda tener la más mínima repercusión en este tema. Solo quiero, a título particular pero consciente de representar el sentir de muchos castellanoleoneses, manifestar, sin fisuras, mi más absoluto apoyo a quienes dedican su vida a la nunca suficientemente agradecida tarea de producir alimentos y a cuidar del medio ambiente para todos, incluso para los que no se lo merecen.

Termino tal y como empecé en el título de mi colaboración, gritando con toda la voz que sea capaz de trasmitir ¡ADELANTE!

Somos muchos los que os apoyamos. Somos muchos los que sí os agradecemos vuestra infinita dedicación.  El campo nunca ha tenido, por mucho que algunos se empeñen en ello, ni color ni sabor político. A todos esos “mamandurrios” que solo os visitan en período electoral hay que decirles claramente que así no se puede seguir. Que el campo español no se va a rendir nunca y que hay mucha, muchísima población que os apoya incondicionalmente y que están muy atentos a las acciones que se den desde las administraciones y tomarán debida cuenta a la hora de volver a decidir quién les tiene que representar en el futuro. Eso sí que lo entienden. Un saludo

Añadir nuevo comentario