Pivot regando. Foto: Agronews Castilla y León
Imagen de Indefiener
Publicado por Indefiener

Para acabar con esta trilogía que hemos explicado sobre: como leer la factura y los términos sobre los que podemos actuar para reducir costes,  vamos a hablar del último de ellos, la energía reactiva.

Este término es bastante abstracto, y es difícil de entender el hecho de que nos cobren por una cosa que en teoría “no usamos”.

Precisamente por eso la forma de explicarlo no es fácil, pero vamos a intentar hacerlo desde términos más o menos coloquiales.

Lo primero que hay que entender y asumir, es que la energía reactiva existe y que es una energía residual que produce nuestra instalación por su propia naturaleza, y que siempre que tengamos equipos que  produzcan campos electromagnéticos la vamos a tener en mayor o menor medida (motores, transformadores,  reactancia, etc).

A la hora de penalizarnos, esta solo es cuantificada en las tarifas de grandes consumidores, potencias contratados > 15 kW. Esta energía es perjudicial para el sistema, y los posibles daños derivados que se produzcan en la red eléctrica general, los vamos a pagar con esta penalización.

Para medirla, la compañía eléctrica tiene derecho a poner contadores de reactiva en la explotación, y según lo que les permite la ley, nos cobrará solo en punta y llano, y cuando  estos medidores detectan que  la energía reactiva  (kVArh) consumida, supera en un 33% a la energía gastada (kWh).

Siempre que estemos en contratos de más de 15 kW de potencia, todas las compañías nos van a cobrar esa reactiva. Para contrarrestarla, lo que se aconseja es la colocación de baterías de condensadores, que lo que hacen es compensar esas pérdidas que tiene tu instalación, y que no se pueden ver, pero  que sí que nos cobran.

Esta energía reactiva, al fin de al cabo es una energía residual que depende de la energía activa que utilicemos. Esta proporcionalidad se expresa con el  cos Ø, y con la colocación de baterías de condensadores lo que hacemos es acercar esa proporción a 100%,  compensando esas pérdidas o penalizaciones por reactiva, y evitar pagar esa tasa a la compañía eléctrica.

Si este cos Ø  o % no sobrepasa el 95 %, las compañías no nos van a penalizar. Pero si tenemos más del 95 %, estas penalizaciones siguen un escalonamiento de 95 a 80 % a un precio, y menos del 80 % otro precio mucho más caro.

Estos equipos no son excesivamente caros, y si tienes penalización de energía reactiva en tu instalación, en la mayoría de los casos en un año se amortizan.

Añadir nuevo comentario