Larva de gusano de alambre (Agriotes lineatus)
Imagen de El experto agricola informa
Publicado por El experto agri...

 

Francesc Tribó Llobera

Jefe de Producto Maíz de Pioneer Hi-Bred Spain, S.L.

 

Inmersos ya en el período de siembras, se plantea la incertidumbre tan propia del agricultor en estas fechas, en cuanto a los factores bióticos (plagas y enfermedades) y abióticos (climatología) al que nuestro cultivo se deberá enfrentar.

Las etapas de germinación y emergencia son de las más vulnerables para el ataque de insectos, y pueden impactar gravemente en la densidad final de plantas. En la Península Ibérica, las dos plagas más importantes son el gusano de alambre y la rosquilla. El primero es un coleóptero (escarabajo), aunque los daños no los producen los adultos sino las larvas que se caracterizan por su color amarillo pardo brillante y su forma cilíndrica y segmentada. La mayoría de especies necesitan de 2 a 5 años para completar su desarrollo, por tanto, nos podemos encontrar larvas de distintos años en el mismo campo, aunque a mayor edad/tamaño, mayores daños ocasionan. En general, tendremos más riesgo tras cultivos de cereal o alfalfa, y especialmente en condiciones de no laboreo.

La rosquilla gris es un lepidóptero (mariposa) que hiberna en estado de larva. A principios o mediados de primavera salen los adultos, que se aparean a los pocos días. La hembra realiza la puesta de los huevos en el suelo, al pie de las plántulas de maíz, o en las hojas y tallos de las mismas. Durante el día, las larvas permanecen enterradas y enroscadas a poca profundidad, alimentándose por la noche del cuello de la planta, cortándola por completo o matándola tras alimentarse del punto de crecimiento. En caso de detectar plantas atacadas y la presencia de larvas, se recomienda un tratamiento curativo a base de clorpirifos o alguna piretrina con gran volumen de agua y antes de anochecer. Si el estadio de crecimiento del cultivo está por encima de las cuatro hojas desplegadas, un riego por inundación suele detener los daños.

[[{"fid":"17645","view_mode":"media_original","type":"media","attributes":{"height":442,"width":589,"style":"width: 400px; height: 300px; margin: 9px; float: left; border-width: 5px; border-style: solid;","alt":"Larva de rosquilla gris (Agrotis segetum) y daños en plántula de maíz","title":"Larva de rosquilla gris (Agrotis segetum) y daños en plántula de maíz","class":"media-element file-media-original"}}]]Durante el momento de la germinación, la semilla de maíz también es susceptible a las larvas de la mosca de la siembra, aunque los daños se suelen limitar a parcelas encharcadas, con problemas de drenaje, o con aplicaciones importantes de abonos orgánicos. En consecuencia, se recomienda la aplicación e incorporación de estos abonos con mucha antelación a la siembra.

Como plagas secundarias o más anecdóticas en nuestras condiciones, encontraríamos los gusanos blancos, las típulas o los miriápodos.

En general, los suelos con mayor contenido de materia orgánica, o con aportaciones periódicas de estiércol o purines, suelen tener mayor riesgo de presentar ataques de estas plagas, por lo que se recomienda un seguimiento y control más exhaustivo y constante.

El último año nos ha dejado un nuevo escenario en referencia a las materias activas disponibles para el tratamiento de la semilla de maíz. A principios del 2013, salían a la luz pública algunos informes emitidos por la EFSA (en español,  Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria) en que se identificaban ciertos riesgos para la salud de las abejas como consecuencia del uso de algunos productos fitosanitarios aplicados en las semillas o como microgránulos en el momento de la siembra. En el caso del maíz, la Autoridad identificó un riesgo asociado a la exposición de las abejas a la gutación, fenómeno por el cual, algunas plantas exudan pequeñas gotas de savia. Esto se tradujo en la prohibición de la siembra y la venta de semilla tratada con productos a base de clotianidina, tiametoxam e imidacloprid (Reglamento de Ejecución UE nº 485/2013 de la Comisión de 24 de mayo de 2013) y a base de fipronil (Reglamento de Ejecución UE nº 781/2013 de la Comisión de 14 de agosto de 2013). Actualmente solamente se dispone de un par de materias activas autorizadas para el tratamiento de la semilla (tiacloprid y teflutrin). Esperemos que en los próximos años se autoricen nuevos productos que permitan un control más eficiente, con el menor riesgo medioambiental, y por supuesto, para el agricultor que lo aplica. Las plagas de suelo continuarán estando allí. Y las empresas de semilla continuaremos ofreciendo los mejores productos, servicios y recomendaciones para minimizar ese riesgo.

Información Productos El experto agricola informa

Añadir nuevo comentario