Miguel Arias Cañete con el Comisario de Agricultura, Dacian Ciolos
Imagen de Ángel Cuaresma
Publicado por Ángel Cuaresma

Pasa el tiempo y el PP sigue sin anunciar quién encabezará su candidatura al Parlamento europeo en las próximas elecciones del 25 de mayo. Quizá no sea correcto hablar de retraso puesto que nada obliga a la formación hoy mayoritaria a adelantar el anuncio pero no es menos cierto que esta actitud encaja con la flema británica de la que hace gala el presidente nacional de la formación, Mariano Rajoy y, seguramente, con esa alergia, de la que tanto hemos hablado en estas mismas líneas, a realizar cambios que pudieran interpretarse como crisis de Gobierno.

En cualquier caso, y sea cual sea la decisión, cambios habrá que hacer, salvo que el cabeza de lista sea un completo desconocido o alguien sin responsabilidades de gobierno pero, al menos, digo yo, las tendría en el partido. Estos días, sin descartarse del todo la opción Arias Cañete, han circulado nombres como los de Íñigo Méndez de Vigo o Esteban González Pons, una vez fuera de esta carrera Ramón Luis Valcárcel.

Sin embargo, todas las miradas vuelven, con machacona tozudez, al ministro de Agricultura. ¿Cómo casaría este nombre con evitar una crisis de Gobierno? La solución más sencilla, creíamos, era la de nombrar ministra a la actual secretaria general, que no secretaria de Estado, Isabel García Tejerina. Pero, ¿y si resulta que la vallisoletana también va en la lista europea? No lo creo pero, lo que se asegura en círculos populares es que la verdadera aspiración de Arias Cañete es ser comisario europeo y, lo que añaden eso que el periodismo clásico llamaba grandilocuentemente las fuentes, es que el deseo de la secretaria general iría parejo, es decir, que Rajoy podría encontrase con una papeleta no grave pero sí, al menos, de las que tan poco le gustan: relevar a un ministro, sin posibilidad de una sucesión natural (aunque la secretaria general no tiene necesariamente que ser la sucesión natural) y, quién sabe si, ya de paso, encajar otras piezas en el mecano.

No se nos debe olvidar que García Tejerina ya trabajó de la mano del ministro del ramo durante la legislatura 2000-2004, con el mismo titular al frente del Departamento, lo que avalaría la tesis que de que el posible viaje a Europa lo efectuarían juntos, en una especia de pack que, como queda dicho, ha funcionado con Aznar y con Rajoy.

Tags: 

Añadir nuevo comentario