Trashumancia en el Puerto del Pico. Foto: Celia Falces
Imagen de Ángel Cuaresma
Publicado por Ángel Cuaresma

Uno de los argumentos que con frecuencia utilizamos quienes escribimos del campo para defender su importancia es el mantenimiento de la vida en el medio rural y la preservación de tradiciones que se suceden de generación en generación a través de los siglos. Claro, ello siempre bajo el prisma de un mínimo de rentabilidad y teniendo bien presente que el principal argumento es que todos comemos y bebemos y la actividad agrícola y ganadera es la razón de ser de nuestra existencia. Ahí queda eso.

Pues bien, uno de esos ritos que quizá muchos creían desaparecidos pero que sigue vivo es la trashumancia. Uno pensaba que ésta, de mantenerse, se haría de otro modo, es decir, con camiones, o en tren, al menos donde este medio de transporte persista. Pero, hete aquí que no, que sigue habiendo ganaderos trashumantes y siguen practicando esta actividad al modo tradicional.

La noticia, la buena noticia, la publicaba estos días Agronewscastillayleón  y nos venía a decir que, en Castilla y León, son 344 los ganaderos que mantienen la trashumancia. La información explica que es Ávila, por evidentes razones geográficas, la provincia que preserva el mayor número de ganaderos trashumantes, 305 , seguida, en el otro extremo de la Comunidad y con cifras muy alejadas, León, con 23. La información viene al hilo del paso del ganado vacuno por el puerto abulense de El Pico procedente de la provincia de Badajoz.

Si Antonio Machado nos dejó escrito que Soria era la “cabeza de Extremadura”, hoy parece serlo Ávila pues en tierras sorianas, según la estadística, tan sólo un ganadero mantiene la costumbre, cifra muy similar a la de las restantes provincias de la región, excepción hecha de las citadas Ávila y León.

Los expertos hablan de las ventajas de una actividad que no sólo supone el mantenimiento de una tradición o, en el momento presente, de un potencial recurso turístico, sino que es un agente medioambiental con muy pocas contraindicaciones. Ello ha llevado a la Consejería de Agricultura a aumentar en un cincuenta por ciento la ayuda ambiental que perciban los ganaderos trashumantes.

Pero, leyendo Agronews, he visto alguna buena noticia más. A saber, que la venta de tractores creció en España, hasta mayo, casi en un veinte por ciento, si bien la de cosechadoras descendió muy levemente. Hay quien dice que existen las mentiras, las grandes mentiras y las estadísticas, pero, bueno, pensemos que la también muy leve recuperación económica está llegando también al sector primario. Ojala sea así.

Añadir nuevo comentario