Campo de cereal en Castilla y León
Imagen de Ángel Cuaresma
Publicado por Ángel Cuaresma

No quisiera parecer pájaro de mal agüero ni, mucho menos, aparentar unos conocimientos técnicos de los que nos dispongo pero mucho me temo que nuestros campos de cereal no están, ni de lejos, como quisieran los agricultores. Viajando estos últimos días de mayo por las carreteras de Castilla y León he podido comprobar que, pese a lo temprano de la fecha, ya no vale aquello de “verde como el trigo, verde” que hace décadas cantara Concha Piquer. Es más, el campo ya ni siquiera “amarillea”, es que está, directamente, amarillo sol de justicia.

Insisto en que no dispongo de los conocimientos suficientes, ni tengo los datos ciertos, para hacer una valoración pero, visto desde el coche, este color de las espigas no presagia nada bueno. Lo venimos diciendo toda la primavera, tanto los agricultores como los pocos que nos dedicamos a escribir de esto: llovió en abril, casi a la carta, me permití escribir en este foro; después, llegó el calor, también casi a la medida de lo que la tierra exige cada primavera.

Pero, pasado el mes de las aguas mil, mayo no fue tan propicio o, por mejor decir, casi nada propicio y no sé hasta qué punto tiene ya remedio. Optimistas por naturaleza, habremos de convenir que aún estamos a tiempo, que queda mucha primavera (apenas de tres semanas, no nos engañemos) y que están por llegar las fechas más decisivas. Pero esta, digo, es la versión de los más optimistas, que ojalá sea la real; otros muchos, ya prevén un mal año, para la agricultura cerealista en particular y para nuestro PIB global.

Hay tierras aún verdes, otras en las que este color lucha por sobrevivir a un amarillo que huele a julio y agosto anticipados, a vacaciones forzosas. El problema es que poco está en manos de los agricultores, a cuyo alcance, no me cansaré de repetirlo, no siempre están las soluciones.

Les volveré a escribir en quince días y, para entonces, ya sí tendremos datos más fiables. Ojalá, insisto, nos equivoquemos en estas apreciaciones.

Añadir nuevo comentario