Cuando se trabaja el campo, el clima toma un papel decisivo para que las cosechas den sus frutos, las que tanto tiempo y esfuerzo han costado hacer crecer. Y es que una sequía o una calamarsa pueden destrozar en un día toda la motivación de un agricultor.

Es cierto que no siempre pueden evitarse estas situaciones, pero sí pueden llegar a predecirse. Gracias a contar con una estación meteorológica en el ámbito de la agricultura, muchas personas que se dedican a este sector consiguen información relevante para prepararse ante potenciales adversidades.

Y es que todo agricultor que sepa cuáles son los instrumentos de una estación meteorológica y para qué sirven será capaz de valorar la importancia de esta herramienta en su campo. A continuación te explicamos el por qué al detalle.

 

 

¿Por qué una estación meteorológica?

El papel fundamental que toma el clima en el campo de la agricultura es fundamental para tener éxito, que los frutos crezcan y se pueda hacer una cosecha que aporte beneficios. Para ello, incluso antes de que existiesen las estaciones meteorológicas, existían expertos que trataban de conocer todos los datos que ahora ellas nos aportan.

Con los avances en tecnología cada vez es más sencillo predecir en el tiempo qué clima va a hacer en los días siguientes, facilitando que el agricultor pueda recoger antes su cosecha o protegerla de las inclemencias del tiempo. 

También ocurre que algunos tipos de vegetales necesitan unas condiciones muy específicas, ya no solo para vivir, sino para que sus frutos sean los de mejor calidad. En estas situaciones, los agricultores necesitan herramientas de precisión para poder gestionar la humedad y la temperatura, en especial en los invernaderos.

 

 

Principales beneficios de las estaciones meteorológicas

Teniendo en cuenta la importancia de una estación meteorológica en la agricultura, las principales ventajas o beneficios que se obtienen al contar con ella son muy amplios. Aún así, aquí tienes un resumen de los principales:

  • Ahorro de costes, aprovechándose del agua natural que ofrecen las precipitaciones y la obtención de nutrientes de los vegetales cuando esto ocurre. Así, por ejemplo, podrá guardarse la suplementación para épocas más difíciles.

  • Ahorro en agua. Las plantas necesitan beber, y mucho. Pero también si se les da demasiada agua, pueden llegar a ahogarse. Sabiendo el tiempo que hace se puede gestionar mucho mejor el agua, utilizando la justa y necesaria al conocer si va a llover o no.

  • Ahorra tiempo y mejora la organización. Es decir, que se sabrá qué días hay que trabajar, qué tareas se deben hacer estos días sabiendo que quizás, en unos más va a llover. 

  • Ayuda a tomar decisiones. Ya sea para el uso de pesticidas, la plantación o muchas otras tareas que necesitan de un momento concreto, y que algunas inclemencias climáticas pueden hacer que todo se vaya al traste.

  • Mayor precisión en el cálculo climático. Sí, el dolor en las articulaciones no es lo más preciso para saber si va a llover, pero una buena estación meteorológica te aportará todos los datos necesarios para hacer las mejores gestiones en la agricultura.

 

 

¿Qué datos puede medir una estación meteorológica?

Los sensores de los instrumentos de una estación meteorológica, dependiendo del tipo que sea, pueden recabar una gran cantidad de datos. Los más comunes y que se relacionan con la agricultura son:

  • Temperatura, pudiendo hacer un seguimiento mensual y seguir los cambios diarios de la misma.

  • Humedad, tanto en el aire ambiente como en tierra. Esto ayudará a saber si regar hoy o esperar a otro día más seco.

  • Presión de aire, que ayuda a prever tormentas y precipitaciones.

  • Velocidad y dirección del viento, relacionado también con lo anterior.

  • Precipitaciones, sabiendo cuánta cantidad de agua ha caído en un tiempo determinado.

 

 

¿Cómo elegir la estación correcta?

La utilidad de contar con una estación meteorológica en la agricultura es indiscutible, pero ¿cuál es la más adecuada para ella? ¿Qué instrumentos y capacidades debe tener para que nos aporte los mejores datos posibles?

Si eres agricultor, lo primero que debes fijarte es en el tipo de plantación que estás realizando y reflexionar sobre qué elementos meteorológicos son los que afectan más a tus campos, que pueden hacer que tu cosecha se pierda. Teniendo en cuenta esto, sabrás con mayor exactitud los instrumentos específicos que necesitas.

Las estaciones meteorológicas profesionales siempre son la mejor opción para estas situaciones, ya que aportan una mayor precisión en sus mediciones y cuentan con todos los instrumentos esenciales para el trabajo de campo. Algunas incluso más, aunque afecten de una forma menor.