Agronews Castilla y León

La compañía VIB realizará ensayos de campo con álamos modificados genéticamente tras recibir el permiso del Gobierno Federal. Estos álamos permiten que la descomposición de su madera sea más fácil, permitiendo así una conversión más sostenibles en sustancias útiles como el bioetanol. Los ensayos de campo se realizará en colaboración con el Instituto de Investigación de Flandes para la Agricultura, la Pesca y la Alimentación (ILVO). 

La madera se compone principalmente de celulosa, hemicelulosa y lignina. Este último es un polímero complejo que se entrelaza con las fibras de celulosa y hemicelulosa como una especie de pegamento. En los álamos modificados, una de las moléculas implicadas en la producción de lignina, la enzima CSE, se expresa menos. Como resultado, se produce menos lignina y la composición del polímero de lignina es ligeramente diferente. Juntos, esto asegura que se necesita menos esfuerzo para descomponer la madera y convertirla en sustancias útiles como el bioetanol.

Esta será la tercera prueba de campo que VIB está llevando a cabo con álamos transgénicos con una composición de madera modificada. La diferencia entre los tres ensayos de campo anteriores es que cada vez se suprime un gen diferente involucrado en la producción de lignina en el ADN del álamo, cada uno con efectos ligeramente diferentes en el árbol.

Estos ensayos son parte de la investigación de Wout Boerjan, Barbara De Meester y Thatiane Mota (VIB-UGent Center for Plant Systems Biology) sobre el potencial de la biomasa derivada de plantas como materia prima renovable y neutra en carbono para la producción de bioenergía y productos de base biológica. Buscan cambios genéticos que modifiquen la composición de la madera de forma favorable y estable, sin repercutir negativamente en el crecimiento de los árboles.

Los efectos sobre el crecimiento de los árboles son difíciles de estudiar en un invernadero. Allí, los árboles crecen verticalmente hacia arriba mientras que los tallos permanecen delgados. Solo cuando los árboles están expuestos al clima, el viento, las estaciones y un suelo real, los investigadores pueden determinar los efectos de los cambios en el crecimiento. Los efectos sobre la composición de la madera también pueden ser diferentes en el exterior. 

Sección: