Elena Rodríguez - Corresponsal en León - Agronews CyL

 

  • La directora Agrícola los califica de “interesantes”, siempre y cuando beneficien a sus agricultores y cumplan las normas de Competencia

Éste está siendo un año extraordinario para la remolacha con buenos rendimientos por hectárea, acompañados por un grado de sacarosa elevado en la raíz. Una campaña complicada para la empresa Azucarera que ha visto reducida la superficie sembrada un 30% debido al cambio de modelo para el pago a los agricultores, el nuevo tiene en cuenta el precio internacional del azúcar (ha llegado a mínimos históricos) y eso desanimó a muchos a la hora de apostar por este cultivo en su rotación anual. Entre las tres fábricas de Azucarera en Castilla y León hay 10.000 hectáreas sembradas, un 30% menos que la campaña anterior, mientras que la cooperativa Acor supera las 14.000 y ha subido en 3.800 este año. Esta realidad hace que la remolacha de muchos agricultores que han apostado por la cooperativa vallisoletana tenga que viajar largas distancias desde la tierra a la fábrica molturadora. El presidente de Acor se ha mostrado abierto a llegar a acuerdos con Azucarera que recorten esa distancia a unos 30 kilómetros, de  manera que la remolacha se convierta en azúcar, en la fábrica más cercana, independientemente de con quién haya contratado el agricultor. En el programa Es el Campo de Castilla y León de  Es Radio (que puede escuchar aquí: https://soundcloud.com/user-617417303/sets/es-el-campo-de-castilla-y-leon) la directora Agrícola de Azucarera, Salomé Santos asegura que, en estos momentos, están concentrados en “dar el mejor de los servicios posibles a las 10.000 hectáreas que han continuado” con Azucarera, pero que “de cara al futuro cualquier acuerdo que signifique incrementar la eficiencia del sector y, siempre que con  ello beneficiemos a nuestros propios agricultores y se cumpla con las normas de Competencia”, les “parece un acuerdo absolutamente interesante”. En este sentido, abundó, “si hay eficiencias logísticas, agronómicas, o proyectos de innovación compartidos, estaríamos encantados de explorar y participar porque beneficiará al sector en su conjunto”.

 

Mantenimiento de las tres fábricas

Volviendo a los datos de esta campaña, Acor moltura en una fábrica la remolacha de más de 14.000 hectáreas y Azucarera tiene tres abiertas en Miranda de Ebro (Burgos), Toro (Zamora) y La Bañeza (León), que abrirá próximamente, Salomé Santos se muestra tajante: sí hay futuro para las tres fábricas y Azucarera no contempla ningún cierre porque “están dimensionadas para poder operar con pocas hectáreas, dado que se ha trabajado mucho en eficiencia, automatización y ajuste de costes”.

Mirando al presente, Santos comprende la “incertidumbre” que ha generado el cambio de modelo y que ese “miedo” haya tenido como consecuencia una reducción del 30% de la superficie sembrada, pero se muestra “optimista” respecto al futuro y confía en que “una vez superada la crisis (de bajos precios del azúcar en el mercado internacional), ya suben los precios, la incertidumbre desaparezca y los que abandonaron por prudencia, vuelvan porque es un cultivo con una rentabilidad clara”. De hecho, preguntada por la diferencia entre los 42 euros que paga Acor por tonelada y la fórmula de Azucarera, asegura que teniendo en cuenta el precio del azúcar y el alto grado de sacarosa de esta campaña, “las distancias se acorta y el diferencial no será de  mas de un euro”.

 

La Rioja no retirará ayudas a la remolacha

Las confusas palabras de la consejra de Agricultura de La Rioja llevaron al sector a pensar que esa comunidad autónoma retiraba las ayudas a este cultivo, pero Salomé Santos matiza que “se trata de un error porque lo que no se mantendrá es la ayuda de Mínimis, que aprobó el año pasado, de manera puntual para cubrir la incertidumbre por la crisis de precios del azúcar, pero no tiene nada que ver con la ayuda asociada, ni con la del PDR. Que no están en entredicho”.

 

Negociación futuro AMI

El Acuerdo Marco Interprofesional de la remolacha termina este año y Azucarera explica que han comenzado las conversaciones con las organizaciones agrarias para la negociación del futuro AMI y que también están “recabando opinión de agricultores con una encuesta sobre aspectos técnicos mejorables, porque el actual se firmó en  2014 y  ahora hay desarrollos tecnológicos y estadísticos que se podrían incorporar y es interesante saber si los agricultores lo quieren”.

Una vez que conozcan la opinión de los remolacheros, pondrán esas propuestas sobre la  mesa en la negociación con las organizaciones profesionales agrarias para firmar un nuevo acuerdo “a principios de noviembre, para que la próxima campaña esté firmado con el consenso de todos”.

Sección: