Agronews Castilla y León

La campaña de siembras de los cereales de invierno está ya finalizada en Andalucía, aseguran desde la Red de Alerta e Información Fitosanitaria de Andalucía, habiendo variado las estimaciones iniciales, debido a que los agricultores se decidieron por realizar las siembras ante las previsiones de lluvias, que finalmente se produjeron, de finales de diciembre. Incluso una minoría de productores, los más rezagados, sembraron tras las precipitaciones una vez oreado el terreno. Esto ha supuesto un aumento de la superficie, estimándose una extensión similar a la de la campaña 2020-2021. 

El cultivo del cereal presenta, por tanto, mejores expectativas gracias a esas lluvias de finales de diciembre, que han asegurado la germinación y nascencia, dado que además, a las lluvias le siguieron unas temperaturas inusualmente altas, cercanas a los 20ºC, lo que ha propiciado que los cereales nazcan adecuadamente.

La pluviometría ha sido de una media de 120 mm, lo que supone un total de 170 mm de lluvias acumuladas desde que comenzó el año agrícola el pasado 1 de octubre. Los cereales tienen unas necesidades hídricas que se sitúan en torno a los 300-400 litros en todo su ciclo, por lo que es necesario que todavía llueva más, entorno a unos 200 mm, para que los rendimientos sean medianamente competitivos.

En estos momentos, el cereal se encuentra en un estado fenológico próximo a inicio del ahijado. Las siembras más atrasadas se encuentran aún en estado de 2-3 hojas. Para que el proceso de ahijamiento se produzca de manera adecuada en los trigos, las temperaturas deben estar comprendidas entre los 8-15ºC aproximadamente, por lo que la bajada de temperaturas de la última semana también ha favorecido al cultivo. También es muy importante la aportación de nitrógeno al cultivo en este momento, comenzándose a realizar el abonado de cobertera, que se generalizará en los próximos días. A lo largo del ciclo del cultivo se suelen realizar dos abonados de cobertera, normalmente con urea al 46%, antes del ahijado y para el encañado.

El estado fitosanitario actual es bastante satisfactorio, sin más complicaciones que algún foco de Helmintosporium spp. en las siembras más adelantadas, propiciado por la humedad y temperaturas altas. Dichos focos se ven contenidos por la bajada de temperaturas actual.  

Sección: