Agronews Castilla y León

El estado fenológico dominante del cultivo en las dos provincias remolacheras de Andalucía (Cádiz y Sevilla) es actualmente “BBCH: 43-46” (30-60% tamaño raíz estimado), aseguran desde la Red de Alerta e Información Fitosanitaria de esa región. Encontrándose las parcelas más tempranas en el estado fenológico “BBCH: 46-49” (60-90% tamaño raíz estimado), y las más tardías en el estado “BBCH: 36-39” (60-90% suelo cubierto). En este sentido cabe recordar que las primeras sementeras se realizaron en el mes de octubre de 2018 y las últimas siembras en enero de 2019.

El cultivo presenta, en general, un buen desarrollo vegetativo. Dada las actuales condiciones meteorológicas se están realizando riegos en numerosas parcelas.

Referente a plagas y enfermedades los agentes más destacados son cásida y cercospora, aplicándose tratamientos para su control en las parcelas que han superado el umbral.

La presencia de Lixus (Lixus scabricollis) ha sido muy baja en Cádiz y moderada en Sevilla, registrándose una media provincial de sólo 1’1 adultos/UM (Unidad de Muestra=50 plantas) en Cádiz, y 8’5 adultos/UM en Sevilla. No se han realizado tratamientos para su control.

Respecto a Cásida (Cássida vittata), se observan adultos en el 38% de las parcelas de Cádiz y en el 92% de las de Sevilla, con unas medias provinciales respectivas de 6’8 y 30 adultos/UM. Se han detectado puestas y larvas de esta plaga en el 69% de las parcelas de Cádiz y en el 93% de las de Sevilla, registrándose unas medias provinciales respectivas de 34’2 y 30 huevos+larvas/UM. Se han efectuado tratamientos insecticidas para su control en las parcelas que han superado el umbral. Se aconseja estar muy atentos a la evolución de esta plaga ya que su reproducción es rápida y el daño sobre el cultivo puede ser importante si no se controla a tiempo y adecuadamente. 

En cuanto a Noctuidos (Spodoptera spp.), se observan niveles muy bajos de presencia tanto en Cádiz como en Sevilla, con unas medias provinciales de 0’2 y 0’3 larvas pequeñas/UM, respectivamente. La presencia de Pulgón negro (Aphis fabae) ha aumentado como consecuencia de las altas temperaturas, registrándose colonias en el 52% de las parcelas muestreadas en Cádiz y en el 23% de las de Sevilla, con unas medias provinciales respectivas de 2’2 y 0’6 colonias (> 25 pulgones) /UM. Se observa presencia de fauna auxiliar asociada a esta plaga, sobre todo larvas y adultos de coccinélidos.

Los niveles de Cercospora (Cercospora beticola) están siendo moderados, registrándose su presencia en el 83% de las parcelas de Cádiz y en el 75% de las de Sevilla, con unas medias provinciales del 7% y 8% de hojas intermedias con presencia, respectivamente. Se han efectuado tratamientos contra esta enfermedad en las parcelas donde se ha superado el umbral. Habrá que tener en cuenta las futuras previsiones de lluvias, ya que éstas pueden ayudar a que se produzcan nuevas infecciones de la enfermedad; de igual manera, los sucesivos riegos que se le están dando al cultivo pueden favorecer el aumento de los niveles de ésta y otras enfermedades.

Se detectan pústulas de Roya (Uromyces betae) en el 55% de las parcelas muestreadas en Cádiz, y en el 7% de las de Sevilla, con unas medias provinciales respectivas del 2’6% y 0’8% de hojas intermedias con pústulas.

Con respecto a Oídio (Erysiphe betae), se observan síntomas de este hongo en el 17% de las parcelas muestreadas en Cádiz y en el 15% de las de Sevilla, con unas medias provinciales del 3’3% y 1’8% de plantas afectadas, respectivamente. Se están dando las condiciones adecuadas para su expansión sobre el cultivo, por lo que se recomienda seguirle su evolución semanalmente.

Es importante tener en cuenta que los tratamientos fungicidas realizados para controlar cercospora pueden a su vez combatir otras enfermedades como roya y oídio, por lo que en parcelas donde no se trate habitualmente contra cercospora habrá que estar atentos a la evolución de la roya y del oídio.

Sección: