Así está el campo en León ahora, ASAJA anuncia pérdidas de más de 151 millones de euros

Agronews Castilla y León

6 de mayo de 2017

img 0733 copiar 2

La organización agraria ASAJA ha hecho un balance de como se encuentra en estos momento el campo en la provincia de León, anunciando pérdidas que superan los 151 millones de euros.

Agricultura de secano

Se ha visto afectada por la sequía, sobre todo desde primeros de abril (hasta esa fecha el campo estaba bueno o muy bueno), y a los cereales más adelantados, que estaban espigando, le afectó también en mayor o menor medida la helada de la pasada semana. La helada afectó también a los forrajes, sobre todo la alfalfa. Los cultivos dominantes son cereales (80%) y forrajes, oleaginosas y proteaginosas (20%).

Si caen más de 30 litros en los próximos diez días, se puede sacar algo, sobre todo del trigo. Si no cambian las previsiones, aseguran desde ASAJA, antes de finales de mayo estarán agotadas todas las posibilidades, y las pérdidas serían de al menos el 80% de una cosechan normal. Los rendimientos del 20% significarían producciones medias de unos 500-600 kilos por hectárea.

Las alfalfas se despachan con un único corte de escasa producción.

Las vezas, la mayoría no tienen porte suficiente para segarlas.

El girasol de secano, la mayoría no logrará nacer o no llegará a su término.

Las colzas, han tenido una evolución similar al cereal, tanto por heladas como por sequía, y además presentan mala nascencia.

Grosso modo, de cultivos herbáceos de secano León dispone de una superficie, (excluidos barbechos), de unas 95.000 hectáreas, de las cuales 75.000 son de cereal.

Agricultura de regadío

Hay comunidades de regantes que han marcado una normas claras y, en los casos de regadío modernizado, han dejado en manos de los agricultores la posibilidad de administrar el recurso, por lo tanto, hay cierta seguridad de que lo que se va a sembrar se va a poder atender con los riegos mínimos, por lo tanto hay que pensar en la posibilidad de una cosecha normal a la baja, advierten desde ASAJA.

En otras comunidades peor gestionadas, y en todo caso en los regadíos no modernizados, no hay garantías de que se puedan dar los riegos mínimos para salvar el cultivo. Aquí aparecen los casos de agricultores que han sembrado cultivos menos exigentes o han dejado parte sin sembrar, y agricultores que se han arriesgado y han sembrado como un año normal. Las pérdidas por lo tanto son bastante imprevisibles.

Un junio muy lluvioso podría cambiar algo la situación, ya que se evitaría el gasto de agua en ese mes. El regadío, a diferencia del secano, necesita de gastos mayores, lo que complicaría más las cosas si no se recogiera cosecha.

A pesar de todo, en el regadío todavía queda a día de hoy cierta esperanza, por lo que se puede decir que está mejor que el secano. Las pérdidas por el contrario son mayores en regadío por el mayor peso de la agricultura de regadío frente a la de secano en la provincia de León.

Las heladas causaron daño en maíz recién nacido y en remolacha. En maíz hay expectativa de que la planta rebrote y no sea necesaria la resiembra. En remolacha, los daños son parciales, en principio asumibles. Tanto en un caso como en otro hay agricultores que ya tenían el seguro en vigor y abarcaba esta contingencia.

Hay cereales (trigo, cebada, centeno..), con daños de heladas al estar espigando. El trigo duro se ha visto muy afectado por las heladas.

También se ha visto afectadas por las heladas las colzas, con las vainas ya formadas.

En principio considerában desde ASAJA, que el cereal de regadío, en una superficie de unas 30.000 hectáreas, podría alcanzar una cosecha casi normal si se mantiene el calendario de riegos hasta mediados de junio para este cultivo. No obstante, en los últimos días se están observando daños muy considerables por las heladas en el trigo – de alcance todavía no bien definido-, lo que obliga a rebajar las expectativas de producción, y daños ya masivos en la superficie cultivada de cebada.

La organización agraria no valora las pérdidas en alubias ni en patatas, por entender que es pronto para ello, aunque al estar la mayoría en la zona de influencia de los dos embalses con más dificultades, lo prudente sería considerar ya unas pérdidas medias del 25%.

La superficie estimada: 60.000 hectáreas de maíz, 6.000 de remolacha, 4.500 de alubias, 1.800 de patatas, 30.000 de trigo y cebada, 6.000 de girasol y colza.
[[{«fid»:»33520″,»view_mode»:»media_original»,»type»:»media»,»attributes»:{«height»:831,»width»:793,»style»:»width: 500px; height: 524px; border-width: 5px; border-style: solid; margin: 5px; float: left;»,»class»:»media-element file-media-original»}}]]

Pastos

Los pastos están esquilmados, afirman desde ASAJA tanto en la montaña (aprovechados por vacas y caballos), como los pastos de meseta (aprovechados por ovejas). Si el tiempo continúa así o parecido, antes de verano, los animales no tendrán donde “echar el diente”. Además, en las zonas de pastos de la provincia una producción importante es la hierba de los prados, que se siega a finales de junio o principios de julio, con destino a almacenamiento de heno o microsilos. Esta hierba se hace con las lluvias de mayo y primera quincena de junio, pero este año, debido al buen tiempo de semanas pasadas, se adelantó, por lo que la recuperación ya es complicada, aunque pendiente de si llueve o no en próximas fechas.

Las restricciones de agua afectarán también al riego de estos prados (donde hay posibilidades y concesión) que se hace mayormente en verano, lo que haría que se perdiera la otoñada.

Si bien los piensos quizás no suban mucho de precio, ya que se mueven en los mercados internacionales, no es el caso de los forrajes, que dependen de los mercados locales. La paja, la veza forraje, la alfalfa y el cereal forraje, experimentarán alzas de precios difíciles de soportar por el sector. La escasez y la falta de operaciones ya se está notando en el mercado.No se valora a la fecha actual, por la dificultad que entraña, las pérdidas por la menor producción de pastos.

Cultivos permanentes

1. Viñedo: hay coincidencia, por distintas fuentes, incluidos los consejos reguladores, en valorar los daños, tanto en Bierzo como en Tierras de León, en más del 85%. Con esta expectativa, la producción se da por perdida, y habrá que ver el efecto de estos daños en la recuperación de la planta en el año 2018.

2. Frutales (manzano, peral, cerezo, nogal…..): también hay coincidencia en valorar los daños por encima del 90%, por lo tanto cosecha perdida. Lo que queda quizás tampoco alcance la calidad comercial.

3. Otros frutales (castaño): por lo general se han helado todos, pero todavía no habían echado la flor, por lo que se espera recuperen el ciclo.

4. Lúpulo: los daños de las heladas serán reversibles al brotar de nuevo, pero provocarán un retraso en el desarrollo vegetativo y por lo tanto también en la producción. Más trabajo al tener que trepar de nuevo. Se puede ver afectado también por las restricciones de agua como cultivo de regadío que es.Sobre los cultivos permanentes, hay que destacar que, a diferencia de otras producciones, estos cultivadores no disponen de AYUDAS DE LA PAC, ni asociadas ni de pago básico. La excepción es el lúpulo, que sí cobran ayudas de pago básico, pero representa un importe ínfimo en comparación con la facturación.

Superficie estimada: 800 hectáreas de frutales, 4.000 de viña, 525 de lúpulo.

GRADO DE ASEGURAMIENTO

En el caso de los cultivos de regadío, se estaba asegurando ahora, por lo que hay agricultores que tenían la póliza vigente y otros no. Esto afectaría sobre todo al cultivo del maíz.

En el caso de los cultivos de secano, el seguro que cubre esto es el de RENDIMIENTOS, que se suscribe en el mes de diciembre. Hay aseguradas unas 23.000 hectáreas, y creemos que un 40% pueden ser del colectivo de ASAJA. El esfuerzo que venimos haciendo para informar y animar a hacer el seguro, parece que ha dado resultado.

En lúpulo se estaba haciendo ahora el seguro, por lo que unos lo tenían y otros no. No está dentro de cobertura porque para eso tiene que estar trepado y tener un metro y medio de altura, circunstancia que no se ha dado.

En frutales y viñedo el aseguramiento es mínimo, testimonial. Los de fruta suelen asegurar contra pedrisco y los de viñedo la mayoría no aseguran, por lo que hay desprotección total ante los daños de heladas.



Share This