Agronews Castilla y León

El coronavirus es actualmente un tema de conversación global, afirman desde AHDB en un reciente informe, aunque es difícil obtener datos fiables en términos de su impacto en la agricultura. Los datos comerciales nos mostrarán el impacto del producto que ingresa a China, pero la información sobre el comercio siempre se retrasa unos meses, por lo que pasará un tiempo antes de que veamos el impacto. 

La actividad económica en China se redujo mucho durante las vacaciones de Año Nuevo, y más allá cuando el gobierno intentó limitar la propagación del coronavirus. Si bien algunas empresas comenzaron a operar nuevamente desde el 10 de febrero, es probable que el reciente aumento de casos y muertes por el virus obstaculice su desempeño. China es muy consciente de las enfermedades, por lo que incluso si las empresas están operando, los consumidores evitarán el contacto público y las ocasiones sociales siempre que sea posible.

Los principales impactos en la actualidad son:

  • Las existencias de alimentos congelados chinos están en niveles muy altos . Cada año, durante el período previo al Año Nuevo chino, aumenta el volumen de alimentos almacenados. Debido a la rápida propagación del coronavirus, se cancelaron varias celebraciones del Año Nuevo chino y, como resultado, las existencias congeladas no se agotaron como de costumbre.
  • Con las existencias congeladas chinas a niveles tan altos,   se han informado suspensiones temporales de importaciones , y son posibles suspensiones adicionales.
  • El consumo fuera del hogar  es el más afectado, con muchos restaurantes temporalmente cerrados. Sin embargo, algunas de las pérdidas por comer fuera serán compensadas por la entrega a domicilio y un aumento en las ventas minoristas a medida que las personas se abastecen de las necesidades.
  • El gobierno chino está alentando a los  supermercados a permanecer abiertos , aunque los informes sugieren que los precios minoristas de los alimentos están aumentando. Hay documentos, asegunran desde AHDB, de un  aumento en la compra de alimentos on-line , aunque esto está limitado por la capacidad de los minoristas para hacer frente a la mayor demanda.
  • Las cadenas de suministro se ven afectadas de manera significativa  debido a restricciones en los movimientos dentro y fuera de las áreas infectadas, y los trabajadores que se quedan en casa para evitar contraer la enfermedad.

El desafío para la carne y los lácteos son los alimentos que se consumen en casa en comparación con los restaurantes. Poco más de la  mitad de la carne vacuna importada  y casi  dos tercios de la  de ovina se consume fuera de casa en China. Eso significa que el cierre de muchos restaurantes afectará más a estos sectores. El consumo de carne de cerdo y lácteos  también se ve afectado por el cierre de restaurantes, aunque las ventas minoristas solo muestran reducciones marginales.

Por el lado de la oferta, los ganaderos tienen que reducir la producción para hacer frente a los problemas de transporte, en particular para obtener pienso y sacar el producto. En algunos casos, también tienen que lidiar con una reducción en el número de trabajadores. Todas las industrias se ven afectadas por la logística de la cadena de suministro, aunque este es un desafío mayor para los productos más perecederos como la leche cruda.

Impacto en Europa

 Es probable que el impacto sobre la  carne vacuna en Europa sea limitado, ya que el mercado europeo (incluido el Reino Unido) es bastante autónomo, no importa ni exporta grandes volúmenes. También hay pocas opciones para que las importaciones aumenten debido a los límites de las cuotas, y los altos aranceles sobre volúmenes fuera de los límites de las cuotas.

Para el  cordero , si los exportadores de Nueva Zelanda confían en que pueden continuar logrando precios más altos en China que en Europa, entonces el impacto en el cordero también será mínimo. Sin embargo, los desafíos logísticos y la pérdida de ventas fuera de casa afectarán las ventas de corderos. Si exportar a China se vuelve difícil, incluso temporalmente, entonces Europa podría verse como una buena alternativa para este producto. El Medio Oriente y los EE. UU. probablemente verán un aumento en las importaciones también. Vale la pena señalar que el flete entre Nueva Zelanda y China es de aproximadamente dos semanas, en comparación con las seis semanas al Reino Unido o Europa. En general, si vemos un aumento en las importaciones de cordero europeas dependerá de cómo los exportadores de Nueva Zelanda necesiten gestionar su posición.

En el caso de los  productos lácteos , la reducción de las ventas en los minoristas de comestibles aumentará los niveles de existencias de los minsmos, lo que aumentará el potencial de desperdicio de alimentos.. Es más probable que la UE y el Reino Unido vean un impacto indirecto de que Nueva Zelanda no pueda enviar productos a China y busque otros puntos de venta.

Para la  carne de cerdo , durante la primera semana de febrero, China suspendió temporalmente el comercio de carne de cerdo y el mercado de futuros de cerdo de EE. UU. reaccionó negativamente a las noticias. Si bien el comercio se ha reiniciado, el coronavirus está agravando los problemas de la cadena de suministro asociados con la peste porcina africana (PPA) y es probable que surjan más problemas logísticos en el futuro. Sin embargo, también es probable que ahora sea más difícil que comiencen los intentos de reconstrucción del censo de porcino. Esto podría significar que la producción de carne de cerdo china disminuya más de lo esperado este año, generando una brecha de oferta aún mayor, que en última instancia puede alentar las importaciones.

Algunos exportadores también creen que el brote de coronavirus podría aumentar la demanda de productos importados a largo plazo. Claramente, con la situación aún en desarrollo, cualquier posible impacto es difícil de anticipar en este momento.

Tags: 

Sección: