Agronews Castilla y León

La presencia de malas prácticas y de ofertas indignantes siguen formando parte del día a día de nuestro sector. De hecho, entre lunes y martes se cerraron los contratos con la mayoría de cadenas de distribución de alimentos, y, según afirman ASAJA y COAG de Almería,  se sigue ofertando producto por debajo de los costes de producción de los agricultores, y por tanto generando pérdidas para estos y masificando un mercado que no varía sus precios al consumidor.

También han comprobado cómo gracias a la pasividad de las empresas en origen, la cadenas de supermercados Lidl ha anunciado que dispondrá en sus lineales de pepino tipo Almería, de primera categoría y de origen Almería, a un precio de 39 céntimos la unidad cuando su precio normal es de unos 80-90 céntimos la unidad. Ésta es una demostración más del servilismo al que está sometido el  comercio y de la fuerza de la distribución sobre el sector productor, pues a pesar del poco incremento de precio que este producto ha tenido en las dos últimas semanas hay una oferta que supone claramente pérdidas para los agricultores, y todo ello sin poner en marcha los mecanismos de retirada para poder hacer frente a la crisis de mercado que padecen nuestros productos.

Por este motivo desde ASAJA y COAG esperan que las empresas almerienses y granadinas que comercializan estos productos reflexionen y no cubran ofertas que provoquen caída de los precios para el conjunto del sector productor. En este sentido estas dos organizaciones anuncian que llevarán a cabo inspecciones en los supermercados de Almería y otras provincias para comprobar qué comercializadoras son las que abastecen a los supermercados a perdidas, y en caso de poder demostrarlo, se dará difusión pública de las prácticas desleales de dichas empresas.

Ambas organizaciones recuerdan que están promoviendo un nuevo modelo de relaciones comerciales basadas en la lealtad y la confianza, por lo que piden al comercio local que no ceda ante el dominio de la distribución, puesto que el aceptar este tipo de prácticas suponen un paso atrás en la postura común.

También señalan que actualmente la provincia tiene el 94% del mercado de la berenjena que se consume en Europa, por lo que hacen un llamamiento a las empresas que comercializan este producto para que no cubran ofertas que supongan pérdidas para los agricultores y que, en caso necesario, lleven a cabo retiradas de producto para ajustar la oferta a la demanda, pero que no manden producto a pérdidas. En una situación parecida se encuentra el tomate y calabacín, aunque nuestro mercado en la actualidad es del 65%.

Por último en ASAJA y COAG valoran de forma positiva que tras la movilización realizada la semana pasada se haya conseguido mantener una reunión con el Ministerio para tratar la situación de crisis del sector aunque recordamos que el problema que nos llevó a convocar el paro general la semana pasada no está resuelto y que esperamos que se convoque una mesa con el sector en conjunto presidida por la Consejera para analizar la situación y avanzar con el comercio en las propuestas formuladas por ambas organizaciones en la reunión del pasado día 29 de enero.

Sección: