Agronews Castilla y León

La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) reclama a la clase política que consensue y lleve a cabo con carácter de urgencia un Pacto de Estado del Agua que apueste decididamente por la mejora y construcción de más embalses y autopistas del agua. La organización agraria rescata esta reivindicación histórica del sector ante los últimos posicionamientos manifestados tanto por la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, como por la consellera de Agricultura de la Generalitat Valenciana, Mireia Mollà.

AVA-ASAJA defiende la necesidad inaplazable de acometer un plan global de infraestructuras hídricas en todo el país que permita ampliar la capacidad para almacenar y trasladar agua a aquellas zonas deficitarias. Según cálculos de la entidad, solo la Comunitat Valenciana padece un déficit hídrico de 350 hectómetros cúbicos anuales, una situación que, por un lado, dificulta una producción estable y la viabilidad económica de las explotaciones agrarias de secano y, en cuanto al regadío, obliga a los agricultores a asumir sobrecostes energéticos millonarios para realizar riegos mediante aguas subterráneas.

El presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado, afirma que “hoy en día tenemos al frente de las instituciones a unos políticos de galería que hablan mucho de filosofías baratas pero luego hacen poco. Deberíamos recurrir otra vez al sentido común como ya hicieron los dirigentes en otras épocas históricas, como los romanos o visigodos, que ya valoraban la importancia de construir acueductos, aljibes y otras obras a fin de retener el agua para cuando no llovía y el río se secaba”.

Aguado subraya que “un pacto sensato, basado en conclusiones técnicas y alejado de caprichos ideológicos, resulta más si cabe ineludible bajo los efectos del cambio climático que ya empezamos a sentir. Es de demagogos que se pierda una gota de agua al mar mientras haya un campo que no pueda salir adelante por la sequía. Los políticos tienen la obligación de solucionar los problemas de la población y deben aplicar la solución más eficaz y eficiente. Ello serviría, además, para llenar esa España vaciada a través de la potenciación de la agricultura de regadío, unida a la apuesta por la tecnología, las comunicaciones y otros medios productivos. Recursos y posibilidades hay, lo que necesitamos es menos palabrería y más gestiones que sirvan a la gente que han de servir y resuelvan el problema hídrico en la España seca”. 

Tags: 

Sección: