Agronews Castilla y León

El jueves 22 de diciembre tuvo lugar en el Aula Magna Tirso de Molina de Soria la entrega de los premios Espiga y Tizón de 2016 que anualmente concede ASAJA-Soria, coincidiendo con la tradicional Asamblea Navideña de la OPA. El Espiga este año recayó en la Caja Rural de Soria por su 50 cumpleaños. Medio siglo al lado del sector agroganadero soriano ofreciendo servicios de banca de manera constante. 

Tras recoger el Premio Espiga, el máximo responsable de Caja Rural de Soria, Carlos Martínez Izquierdo en un discurso muy emotivo, se refirió en primer lugar al honor de recibir este premio por parte de ASAJA para después poner en valor el esfuerzo global de todos los que conforman esta cooperativa de crédito. Martínez Izquierdo recordó con emoción sus tiempos en Ufade, que fue parte del origen de la actual ASAJA, y  dijo que “eran años en los que con mucho entusiasmo intentábamos mover voluntades a favor del asociacionismo y por defender los intereses comunes del campo”. En cuanto al futuro, el máximo responsable de la Caja Rural apuntó también que va a ser “vital ser mejores y buscar valor añadido, hay que luchar juntos por la transformación, por seguir trabajando en la misma dirección, porque así el sector crecerá y eso redundará en la mejoría de toda la sociedad”. Martínez también tuvo palabras de elogio para todos los que conforman la Caja Rural, a las directivas nacional, regional y provincial de ASAJA y a los agricultores y ganaderos en general de toda la provincia. En tono de humor,  animó a todos también a estar orgullosos de su trabajo y de un sector que ha demostrado su valía pero que “debe seguir progresando en eso que yo diría la erótica no del poder, sino de la enorme satisfacción de crear empleo y riqueza”.

En el lado opuesto, el Premio Tizón ha ido abrumadoramente a parar a la Orden de quemas, con más del 80 por ciento de los votos de los socios de la organización profesional agraria. Los afiliados protestan de este modo por el ridículo recorrido que ha tenido esta norma en la provincia de Soria. Sin embargo, la OPA quiere matizar que este premio negativo no es ni para la consejera de Agricultura ni para el consejero de Medio Ambiente, a los que se les reconoce el esfuerzo para sacar adelante una normativa de tipo general y que recoge la palabra rastrojo, algo que no se han atrevido ni siquiera a abordar en ninguna otra comunidad autónoma de España, ni en la práctica en toda Europa. 

En esta edición, también hubo una placa de reconocimiento al apoyo de la empresa Galletas Tejedor/Harinas Duero a las actividades reivindicativas de ASAJA, en especial, con la colaboración en la semana reivindicativa del pasado mes de septiembre por unos precios justos. El encargado de recogerla fue su presidente, José Luis Tejedor.

Además de la ceremonia de premios, ASAJA-Soria organizó en esta misma jornada una serie de ponencias para abordar la actualidad del sector primario. El primero en intervenir fue el director general de la PAC; Juan Pedro Medina Rebollo, a quien la OPA agradece públicamente el esfuerzo de acudir a la asamblea navideña y su presencia y participación siempre que le son requeridas.

Medina comenzó su alocución avanzando que la Junta estaba acometiendo los pagos pendientes, como las agroambientales de 2015 y admitió que hay “voluntad de retomar la senda de pagar en el año”. Además, bromeó sobre una petición que le había hecho a los reyes Magos de “una PAC estable, de siete años y con los menores cambios posibles, pero me temo que no me la van a traer porque ya hay rondando por Europa nuevas encuestas y comunicaciones filosóficas con el ánimo de hacer cambios”.

Acerca de las claves de la PAC en 2017 y posteriores años, Medina habló de la controversia con el término agricultor activo, de las simplificaciones que podrían llegar en algunos aspectos de la incorporación de jóvenes, de la continuidad en las declaraciones gráficas y del pago verde. Y respecto a algunos retos con vistas a la PAC de 2021, dejó claro que serán, principalmente, “el cambio climático, la volatilidad de precios y los mecanismos de seguros de rentas”.

Posteriormente tomó la palabra el presidente nacional de ASAJA, Pedro Barato, quien se refirió a ese 70 por ciento de los ingresos de los profesionales del campo que no vienen de la PAC, para después entrar en el controvertido término de agricultor activo.  Para Barato, “las ayudas han de venir a los que producen alimentos, y las han de percibir los que se dedican a ello, y no a otras cosas ni los que vienen al sector a ver si arañan algo de acá y de allá”. Sobre el futuro de la PAC, Barato avanzó que va a habar muchos condicionantes medioambientales y que los ‘lobbys’ de presión ya están empezando a funcionar.

El presidente nacional de ASAJA lamentó que el cereal esté a unos precios como los de 1984 y aseveró que hay que transmitir a las administraciones y a la sociedad que “así no se puede seguir”. También se refirió a los logros en materia fiscal que había alcanzado la OPA en los últimos años y animó a todos los presentes a contribuir a la mejora de la situación y a solucionar los problemas entre todos.

Sección: