Agronews Castilla y León

 

  • Cada cinco días se produce un ataque de lobo en la provincia

ASAJA Palencia vuelve a denunciar el ataque de la fauna salvaje sobre ganado vivo en la provincia. El último se producía esta mañana en Cuillas del Valle, localidad perteneciente al municipio de Berzosilla, en el norte de la provincia, cuando los buitres ha acabado con la vida de un ternero de raza limousin.

Un hecho, que además de las pérdidas económicas que superan los 550 euros, provoca temor a nuevos ataques, ya que el ganadero venía observando una bandada de estas carroñeras que acechaba a las vacas hace días.

ASAJA Palencia lamenta la indefensión que sufren los ganaderos, expuestos no solo a los ataques del buitre, sino también a los del lobo y el resto de la fauna salvaje protegida, que se están generalizando, sin que reciban una indemnización.

La organización recuerda que lamentablemente estos no son hechos aislados entre los ganaderos, que se ven desamparados. “El ganadero es una parte importante en la conservación del medio natural y no tiene por qué pagar una situación en la que está indefenso”. Además de reclamar a la administración que tome las medidas necesarias para evitar estos ataques -controlando su población si es preciso- exige un sistema de compensación directa a los ganaderos afectados por daños de buitre, tal y como se hace en otras comunidades autónomas.

“Es necesario un control riguroso de las poblaciones de especies silvestres que se alimentan del ganado. La Junta debe asumir la responsabilidad de los daños y en su caso la indemnización directa del 100 por cien de los daños ocasionados, incluyendo el lucro cesante”, señala la organización.

Un ataque de lobo al ganado cada 5 días

Por otra parte, a  lo largo del año pasado se comunicaron en la Junta de Castilla y León un total de 75 ataques de lobo al ganado en la provincia, que se saldaron con más de 100 cabezas de ganado muertas. Esto supone que cada 5 días hay un ataque de lobo en nuestra provincia.

Por lo que respecta a este año 2020, hasta el 30 de junio se habían comunicado 26 ataques (uno cada 7 días), lo que supone una ligera mejoría con respecto al mismo semestre del año pasado. Así, desde el año 2015 se ha producido un descenso en las cifras de ataques de lobo.

ASAJA Palencia anima a los ganaderos afectados a comunicar todos los ataques, y a acudir a las oficinas de la organización para ayudarles a tramitar las ayudas o indemnizaciones que correspondan.

Sección: 

Provincias: