Agronews Castilla y León

 

  • Los parámetros empleados por Agroseguro no recogen la realidad que vive este sector tras un año en el que apenas ha llovido y el campo está en una situación extrema. Los ganaderos han contratado sus pólizas bajo engaño

ASAJA Málaga considera injusto el cambio de sistema de cálculo de datos del seguro de sequía en pastos realizado por Agroseguro, ya que los parámetros empleados no respetan el sistema de “seguro de índice”, al que se acoge la línea de “Compensación por pérdida de pastos”.

Para que un seguro de índice funcione correctamente, los valores que se comparan tienen que haber sido obtenidos de la misma manera. Y es que, mezclar parámetros obtenidos con orígenes diferentes es un disparate científico al ser los datos de partida distintos a los que debieran ser comparados. Es por eso que dan resultados inesperados, y en esta ocasión Agroseguro ha dejado fuera de ser indemnizados a usuarios de este seguro que según los criterios anteriores sí habrían sido indemnizados. 

“Con la ausencia de lluvias de esta campaña los ganaderos se las han visto y deseado para alimentar a sus animales. Normalmente aquellos que tienen seguro de pérdida de pastos pueden paliar parte de los daños, pero en esta ocasión ni siquiera eso”, ha asegurado el presidente de ASAJA Málaga, Baldomero Bellido.

 

¿Cómo funcionan los seguros de índice?

Los seguros de índices se basan en la comparación de valores actuales con valores de referencia. En el seguro de “Compensación por pérdida de pastos” se usa un promedio histórico de vegetación denominado NDVI.

El pasto, por sus múltiples variaciones necesita vigilancia continua por satélite y se mide con este promedio NDVI. Un índice que indica si la vegetación está más o menos activa.  Se obtiene el valor medio de ese índice en un número de años sobre un pastizal y se compara con el valor actual. Si el valor actual está por encima del promedio histórico el pasto está bien, si está por debajo está mal. Agroseguro es el encargado de fijar el umbral del bien y el mal, en función de la prima y que aparece en el Condicionado del seguro. En este momento, el promedio corresponde al periodo 2000-2017 y los valores a partir de los cuales se indemniza los ha fijado Agroseguro.

El satélite ve perfectamente la sequía y el índice nos informa si el pasto va a mejor o a peor. Lo que ocurre es que los indicadores de situación (amarillo, naranja o rojo), aparecen cuando el índice cae a valores que ha fijado Agroseguro.  Si el pasto está mal y no aparecen los colores que el ganadero espera, el satélite en ese caso envía valores indicando que el pasto está mal. Pero la decisión no es del satélite, es de Agroseguro.

Al igual que en los últimos 17 planes, los promedios históricos de referencia que se están aplicando se calculaban con un paquete de ecuaciones llamados MODIS C3, pero los NDVI de los planes  2018 y 2019 se han calculado con un paquete de ecuaciones denominado MODIS C6. Aunque los resultados se llaman igualmente NDVI, los arrojados por MODIS C6 son más altos, lo que hace que las indemnizaciones disminuyan. Si aplicamos el anterior sistema que es el que ha usado Agroseguro durante 17 planes nos encontramos en Sequía Extrema en toda Málaga (que es la realidad), pero con el que actualmente usa nos encontramos por encima de la media. Esta modificación ha sido indicada en el condicionado del seguro, pero la interpretación solo la conocía Agroseguro, por lo que los ganaderos han contratado sus seguros bajo engaño.

“Desde ASAJA Málaga consideramos que no se ha hecho de manera correcta el seguimiento a través de los sistemas de detección, lo que viene a perjudicar a muchos ganaderos y, además, deja en muy mal lugar la imagen de los seguros agrarios”, ha asegurado Bellido.

Tags: 

Sección: