Agronews Castilla y León

Ayer, 7 de marzo, se publica en el Boletín Oficial de la Provincia de León el anuncio de la Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León por el que salen a información pública tres solicitudes de autorización administrativa y evaluación de impacto ambiental, para la instalación de tres macro parques de energía solar fotovoltaica promovidos por el mismo grupo empresarial “troceado” bajo tres sociedades mercantiles distintas, en los términos municipales de Cubillos del Sil y Cabañas Raras. Los tres proyectos, denominados Compostilla I, Compostilla III y Compostilla IV, ocupan una superficie de terreno agrícola -incluyendo fincas de regadío- y forestal de 323,81 hectáreas. Es previsible que en los próximos días se publiquen más del mismo promotor.

ASAJA se opone a estos proyectos que, tanto en su emplazamiento como con las líneas de evacuación, ocupan tierras de cultivo, algunas de regadío, ocupan pastos y ocupan prados de siega. La organización agraria entiende que se trata de un ataque a los intereses agrarios de una comarca  que tiene en el sector primario una fuente importante de ingresos y de actividad económica y con gran proyección de futuro.

En los tres proyectos, la mayor parte de la superficie que ocupan es de fincas dedicadas a la actividad forestal, con plantaciones de pinos y vegetación espontánea de frondosas de gran porte y valor ambiental. Muchas de plantaciones de pinos que pretenden llevarse por delante con las buldócer, se plantaron en su día con subvenciones públicas de la Unión Europea.  Ninguno del resto de los expedientes de parques fotovoltaicos proyectamos en la provincia, de los 61 publicados hasta ahora, suponen un atentado medioambiental como estos tres citados, pues por lo general hasta ahora se estaban respetando las zonas arboladas, como se estaban respetando también las fincas de regadío. ASAJA no entiende que la guardería forestal de la Junta no permita cortar tan solo un árbol a agricultores y ganaderos, y que a las grandes empresas le autorice a deforestar cientos de hectáreas, gobernando con dos varas de medir distintas.

Con estos tres proyectos la superficie que se pretende ocupar en la provincia de León por macroparques fotovoltaicos es de 9.158,32 hectáreas, la mayoría de tierras de cultivo y de pastos. ASAJA ha venido denunciando cada uno de ellos, ya que se expulsa a los agricultores y ganaderos de las tierras que ocupan, unas tierras que en su mayoría no son de los propios agricultores y ganaderos, sino de arrendadores particulares o de entidades públicas como ayuntamientos y juntas vecinales. ASAJA está presentado alegaciones a todos los proyectos y oponiéndose a los mismos en la Comisión Provincial de Urbanismo donde se autoriza para este fin el uso excepcional del suelo rústico.

ASAJA, que  no está en contra de las nuevas energías, exige que se implanten en terrenos que no tengan un uso agroganadero, que las líneas de evacuación sean subterráneas, y que no degraden el medio rural donde viven la mayoría de los agricultores y ganaderos socios de la organización.

Sección: 

Provincias: