Agronews Castilla y León

El presidente de Asaja Extremadura, Ángel García Blanco, ha denunciado hoy que el sector del tabaco, motor de la economía agraria en las comarcas del campo arañuelo y la Vera, no cesa de estar amenazado con las graves consecuencias que ello podría suponer. Así, ha apuntado que son casi cinco mil familias las que viven de un modo directo o indirecto de su producción y en estos momentos se encuentran en una situación “límite”.

García Blanco ha recordado que en los últimos meses desde las organizaciones agrarias se ha luchado, con innumerables gestiones a todos los niveles, y con la ayuda del sector, de los municipios y de todo el mundo rural, por el mantenimiento de la región productiva para que estuviera incluida en el próximo periodo de la PAC y se ha conseguido. Una vez conseguido ese objetivo,  “ahora se está intentando que los recortes que van a sufrir los agricultores de más de 600 euros por hectárea puedan ser suplidos a través de una ayuda agroambiental que posibilite el mantenimiento de la producción”.

 Además, todo este problema se produce dentro de un contexto general donde de todos es conocido la situación que actualmente padece el sector agrario, y que se puede resumir en un incremento desmesurado de los costes de producción, destaca el presidente de Asaja Extremadura. Así, por ejemplo, el gasóleo agrícola ha pasado de 0,60 a 1.40 euros, un incremento del 230 %; los fertilizantes han subido desde los 0,50 a 0,90 euros , incremento del 80 % ; la electricidad en casi un 400% ;  la subida salarial impuesta por el gobierno de más de un 38 % en los últimos tres años, “y esto no parece que tenga freno”.

 A todo ello hay que añadir, por si fuera poco,  las nuevas exigencias que los “fundamentalistas ornitológicos”, que  han conseguido imponer desde Bruselas sus tesis, que sólo exigen en el ámbito europeo pero no en las importaciones de tabaco de otras partes del mundo por parte de las multinacionales. Así, por ejemplo, se están prohibiendo la utilización de determinados productos para desbrotar, que no se exigen a los tabacos importados.

 El otro gran problema es el precio que perciben los agricultores, que está en caída libre. “Y si no hay precio o este está por debajo de los costes de producción la desaparición del cultivo es inminente”, añade García Blanco, que lamenta que la Ley de la Cadena Alimentaria recientemente aprobada exige que los precios se sitúen por encima de los costes de producción, “pero desgraciadamente, y según nuestros cálculos, actualmente los costes de producción de un kilogramo de tabaco Virginia sólo ronda los 2,90 euros”.

Sin embargo, y como contraste al precio que aquí se está pagando, las multinacionales que operan en España han fijado el precio para los productores italianos en 2,97 euros kilogramos. “Es de justicia que los productores españoles perciban como mínimo lo mismo que sus compañeros italianos, y deberían de cobrar algo más dado que nuestro tabaco es de mayor calidad”, apunta García Blanco

El presidente de Asaja Extremadura avisa del plazo existente, hasta el 30 de marzo, para firmar los contratos de esta campaña, “pero mucho nos tememos que las multinacionales no nos van a tratar bien y por ello pedimos a CETARSA que sea exigente en la negociación de los precios”.

Por todo ello, García Blanco ha anunciado que el sector se ve obligado a  reiniciar una nueva campaña de movilizaciones  para denunciar las prácticas abusivas de estas multinacionales.

Además, ha informado que una de las cuatro que operan en España, la multinacional BAT ( British American Tobacco), no compra ni un solo kilogramo a los agricultores españoles, pero factura más de 1.200 millones de euros en nuestro país.

El presidente de Asaja Extremadura recuerda que hace varios años esta organización inició una campaña de enorme éxito cuando recomendó a los fumadores que el tabaco que produce esta multinacional se lo fumase el presidente americano Donald Trump:  “Desgraciadamente vamos a tener que iniciar una nueva campaña para que las labores elaboradas por la multinacional BAT ( British American Tobacco ) se los fume determinado personaje”.

Por último, García Blanco avisa de que si antes de que finalice este mes de marzo esta multinacional continúa sin comprar tabaco a los cultivadores españoles va a tener una primavera “muy simpática”, con presencia en todo tipo de medios de comunicación, redes sociales, presencia en estancos, etc., así como otro tipo de acciones que ya se están preparando.

Sección: