El sindicato agrario ha dado la voz de alarma en la provincia al considerar que existe un importante incremento de estos roedores en los regadíos zamoranos. El presidente provincial de ASAJA, Antonio Medina, ha señalado que aunque no se puede considerar plaga “si es cierto que estamos detectando una proliferación alta de topillos en los cultivos de regadío sobre todo en las patatas”.

Así las cosas, el miedo que tienen los agricultores zamoranos, según ha advertido Medina, es a la próxima siembra de octubre ya que “hemos visto tantas huras y detectado tantos animales que va a ser imposible sembrar, sobre todo en la comarca de Toro, porque se lo van a comer todo”.

Hay que recordar que hace varios meses los agricultores de la provincia de Zamora ya detectaron una alta proliferación de roedores en sus parcelas y en su momento dieron la voz de alarma. Desde la Junta de Castilla y León se permitió la quema controlada de algunas cunetas, linderos y desagües en 14 municipios zamoranos de forma que sirviera para prevenir y controlar el desarrollo de las poblaciones de topillos. Una actuación que en su momento se enmarcó dentro del programa nacional de control de plagas del topillo campesino.

En el momento actual, los agricultores creen que no ha servido de mucho la prevención llevada a cabo y como ya advirtieron por aquel entonces “la Junta tenía que haber actuado en algunos sitios más”, señala Antonio Medina. Por eso, los agricultores de la comarca de Toro y especialmente el presidente provincial de ASAJA han dado la voz de alarma sobre la alta densidad de topillos en el campo “sabemos que esto es cíclico, que no podemos decir que exista plaga porque a la Junta no le gusta pero pensamos que tal como están las cosas esto se nos va a ir de las manos”.

Mala cosecha de cereal

Por otra parte, Antonio Medina también ha confirmado lo que ya advirtieron las organizaciones agrarias, en su momento, en la provincia sobre la recolección de cereales. Las primeras cosechas que se están realizando en la provincia de Zamora, sobre todo en la comarca de La Guareña están resultando “con una media de cosecha muy mala ya que existen algunas parcelas de esa zona en la que los agricultores están sacando entre 700-800 kilos por hectárea”. La cosa cambia si la recolección se realiza en la comarca de Tierra de Campos puesto que “aquí se está obteniendo una media que oscila entre los 1.000 y 1.200 kilos por hectárea”, también advierte Antonio Medina que “encontramos parcelas en alguna zona zamorana que está resultando muy bien y de la que podemos obtener unos rendimientos que pueden llegar a los 4.000 kilos por hectárea de cebada cosechada”. En cuanto a las leguminosas, según Medina, se está alcanzando una media por hectárea que oscila entre los 400-500 kilos, las parcelas de guisantes no llegan en algunos sitios a los 600 kilos y las colzas se sitúan entorno a los 1.300 kilos por hectárea”.

Así las cosas, el presidente provincial de ASAJA en Zamora lo tiene muy claro al decir que “si no conseguimos en esta campaña alcanzar una media de 2.000 kilos por hectárea será un año malo para el agricultor y a eso le tenemos que añadir los precios que tampoco son buenos ya que hay que recordar que estos no se fijan a nivel nacional ahora dependemos del mercado internacional”.

María José Salvador - Agronews Castilla y León

Sección: 

Provincias: