Agronews Castilla y León

La Asociación de Agricultores y Ganaderos de Canarias (ASAGA Canarias ASAJA) se opone a la posible eliminación de jaulas en las explotaciones ganaderas a partir del año 2023, tal y como pretende una iniciativa ciudadana que ha reunido y enviado a Bruselas 1,4 millones de firmas para su debate el pasado mes de abril. Las explotaciones afectadas serían las avícolas, cunícolas y de porcino.

De momento, la UE no se ha manifestado ni a favor ni en contra, pero los ganaderos canarios temen que, dentro de la nueva normativa sobre bienestar animal que prepara Bruselas y, que entraría en vigor dentro de dos años, se incluyan algunas de las restricciones que prohíban el uso de estos habitáculos en sus instalaciones. En su lugar, la iniciativa propone que la UE busque sistemas alternativos existentes como corrales, sistemas ecológicos, producción campera y partos sin jaulas.

Los avicultores de puesta canarios, uno de los más afectados, alertan que, en su caso, las consecuencias serían nefastas, tanto desde el punto de vista económico como sanitario y también por una cuestión de espacio, teniendo en cuenta el reducido tamaño de las explotaciones en las islas que imposibilitaría llevar a cabo esta transformación manteniendo el mismo número de animales. “El coste sería inasumible y muchas granjas tendrían que cerrar. Además, garantizar la salud de las aves fuera de las jaulas es más complicado al estar expuestas a factores externos o climáticos”, advierten desde este subsector.

En el año 2012, la normativa europea de Defensa Animal obligaba a los avicultores de puesta a ampliar las jaulas y con ello a reducir la cabaña avícola para poder mantener su actividad ante la imposibilidad de muchos de ampliar sus instalaciones. El cambio supuso un importante desembolso económico y la reducción significativa de la producción de huevo de gallina local. Según el ISTAC, Canarias ha pasado de producir 36 millones de docenas en 2011 a 30,8 millones de docenas en 2020, último dato disponible y todavía provisional. “Si los productores tienen que pasar por otra situación similar, no tendrán capacidad para asumir los costes, una realidad extensible al resto de subsectores ganaderos afectados”, manifiesta la presidenta de ASAGA Canarias, Ángela Delgado.

Por su parte, los ganaderos de porcino consideran que actualmente, tanto sus instalaciones como los procesos productivos, están adaptados a todas las exigencias que la UE les pide. “Se controla la calidad de la alimentación y el ganado está en perfecto estado durante toda su vida productiva acorde a la normativa de bienestar animal” y subrayan que “de imponerse esta iniciativa, sería un mazazo para un sector ya castigado y a la baja que ha pasado un año muy duro por la pérdida de ventas durante la pandemia”.

Desde este subsector explican que las cerdas únicamente están en jaulas en el momento del parto y su uso responde a razones funcionales: llevar a cabo un tratamiento individualizado de cada animal durante este proceso y garantizar la viabilidad de la camada para evitar el aplastamiento de los lechones recién nacidos. El resto del tiempo, las cerdas se encuentran sueltas en corrales.

 Ángela Delgado añade que, “es una contrariedad y un sinsentido que desde la Unión Europea se fomente el consumo de productos kilómetro cero y, al mismo tiempo, se obstaculice y se castigue la actividad de los productores locales, sobre todo a los ganaderos, con tantas restricciones, mientras las producciones extracomunitarias no se miran con tanta lupa e incumplen todos los estándares de calidad, seguridad alimentaria y laboral compitiendo a precios inferiores en nuestros mercados. Por otra parte, no olvidemos que los sistemas europeos de explotación ganadera permiten obtener unas producciones a costes asumibles para los consumidores, de lo contrario, el producto final se encarecería”.

ASAGA Canarias espera que, de aquí a la fecha señalada, haya tiempo suficiente para corregir esta iniciativa y hacerle ver a la UE que en regiones ultraperiférica como Canarias una restricción de este calibre, con los problemas de ordenación de suelo y los planes ganaderos, provocaría el cierre de muchas granjas y la desaparición del sector.

Tags: 

Sección: