Agronews Castilla y León
  • La organización denuncia que con el aumento de los costes de producción el Gobierno aumenta su recaudación mientras los productores pierden su margen de beneficio.

Los agricultores y ganaderos están viviendo una situación anómala en su economía debido a la crisis de la invasión de Ucrania. Los costes de producción se han incrementado y también los precios de venta. Debido a ello, muchos productores pueden superar el tope de ingresos brutos establecido por el Gobierno para continuar en el sistema de declaración objetiva del IRPF por módulos, sin suponer esta variable un aumento en el margen de beneficios de los productores, ya que sus beneficios son menores que en años anteriores y salir del sistema de módulos supone un nuevo ‘garrotazo’ económico para sus explotaciones.

La invasión de Ucrania ha provocado una fuerte crisis económica para el sistema productivo donde los costes de producción se han disparado. Sin embargo, el Ministerio de Hacienda y Función Pública no lo tiene en cuenta y se centra en los ingresos brutos sin valorar los costes y gastos de la explotación. En el momento en el que un agricultor o ganadero sobrepasa los 250.000 euros facturados a lo largo del año, deja durante al menos tres ejercicios de poder declarar por el sistema de módulos.

Se desconoce si se van a mantener durante tres campañas agrícolas, por lo que probablemente los agricultores y ganaderos en el próximo ejercicio tendrían de nuevo una facturación contemplada dentro del sistema de módulos, sin embargo, no podrán volver a él. Además, pasar a tributar por el sistema de estimación directa supone hacer inversiones para justificar gastos deducibles, pero al tener un margen de beneficios más pequeño, los agricultores y ganaderos no pueden realizarlas, por lo que tendrán que pagar más impuestos.

Asaja considera que “un sector productivo como el sector primario que está en una situación tan difícil, con unos costes de producción brutales no puede consentir que el Gobierno central se aproveche mediante impuestos para hacer una mayor recaudación cuando los productores están perdiendo su escaso margen de beneficio”.

La organización cree que “es cierto que el precio de venta de los productos es más elevado, pero el Estado ya ha recaudado mucho más durante el proceso de producción ya que, por ejemplo, los fertilizantes han aumentado su precio en un 400%, suponiendo un incremento similar de la recaudación mediante impuestos como es el IVA. Los agricultores y ganaderos ya vienen pagando mucho más de lo normal durante todo el año, como para ahora ser de nuevo atacados pasándolos a declarar mediante el sistema de estimación directa al hacer su renta”.     

Desde Asaja instan al Gobierno de España para que este año no se tenga en cuenta el volumen de rendimientos íntegros ni el volumen de compras en bienes y servicios de los agricultores y ganaderos como baremo para la exclusión del método de estimación objetiva del IRPF.

Sección: 

Provincias: