Agronews Castilla y León

El presidente de la Asociación Agraria Jóvenes Agricultores (Asaja) de Córdoba, Ignacio Fernández de Mesa, ha puesto de manifiesto la necesidad de dar un impulso a la marca de garantía ‘Naranjas del Valle del Guadalquivir’ con iniciativas y productos como el nuevo zumo presentado hoy en Palma del Río (Córdoba).

   Asaja ha destacado la necesidad de “reconocer la labor que realizan todos los agricultores de la Vega del Guadalquivir que, gracias a su esfuerzo durante muchos años, han conseguido que la naranja sea el principal generador de progreso, riqueza y empleo en Palma del Río y todo su entorno”.

   Fernández de Mesa ha subrayado que “con iniciativas como la de hoy y no creando alarma ni desacreditando el buen trabajo de los citricultores es como verdaderamente se respalda a los agricultores de la naranja y a la zona de Palma del Río”. Y es que la industria del sector citrícola es de gran importancia para la provincia de Córdoba, teniendo en cuenta que genera unos 450.000 jornales al año en la comarca de la Vega del Guadalquivir, lo que supone prácticamente el 50% de los jornales agrícolas de esta zona, siendo las hectáreas de los cítricos las que mayor número de peonadas generan de los cultivos habituales de Córdoba, Andalucía y España. Por ello, deben evitarse las poco afortunadas declaraciones realizadas en los últimos meses por algunos responsables políticos que han acusado de forma injusta y genérica al sector de la zona de Palma del Río de realizar prácticas laborales abusivas, sin contraste alguno y sin que medien las oportunas denuncias a la Inspección de Trabajo, siendo, si cabe, aún más grave que se haya denunciado esta falsa situación a la Comisión Europea y que hayan tenido transcendencia en numerosos medios de comunicación, poniendo la imagen de Palma del Río y su entorno como lugar conflictivo, que no lo es, haciendo peligrar el sector y la llegada de inversiones a la zona.

   Fernández de Mesa considera preciso “impulsar la integración de los citricultores con medidas como esta marca de garantía con el fin de mejorar el asociacionismo y la concentración de la oferta incrementando el potencial comercial”. Asimismo, resaltó la necesidad de “agrupar la oferta de la naranja de Andalucía y en especial de la Vega del Guadalquivir, ya que actualmente, a pesar de estar cerca de ser la primera comunidad autónoma en producción de naranja, gran parte de la comercialización de ésta se hace en otras regiones.

   De este modo, Asaja considera esencial seguir trabajando por “fortalecer esta marca de garantía que certifica el origen de la naranja cumpliendo con unos exhaustivos criterios de calidad, verificados y certificados por una entidad externa”.

   Cabe recordar que fue Asaja Córdoba quien impulsó en 2006 la primera lonja de cítricos en España creada para dotar de transparencia a las cotizaciones del sector y para fijar el precio de las naranjas de la provincia de manera periódica.

   Las naranjas del Valle del Guadalquivir se caracterizan por cumplir con las máximas garantías de trazabilidad, calidad y seguridad alimentaria, tanto en producción teniendo que cumplir algunos de los protocolos técnicos más exigentes en campo actuales tales como producción ecológica, producción integrada, Global-gap y en el procesado teniendo que cumplir algunos de los protocolos técnicos más exigentes en las industrias actuales tales como BRC o IFS.