Agronews Castilla y León

El presidente de Asaja Córdoba, Ignacio Fernández de Mesa, ha calificado de “disparate” la reforma laboral aprobada hoy en el Congreso de los Diputados y ha criticado la mala fe de los grupos parlamentarios que han dado su apoyo.

Para la organización agraria, esta reforma “no contempla la realidad de las campañas agrarias en nuestro país” porque el campo tiene como condición intrínseca la temporalidad al estar condicionada la actividad agrícola a una duración determinada ―según épocas de recolección y otras casuísticas como el clima o la mayor o menor producción―.

También, influye que su desarrollo se hace a la intemperie y los trabajadores circulan por diferentes explotaciones, lo que no significa precariedad de los contratos, sujetos a convenio, sino que la mano de obra que se requiere es la eventual. Por tanto, no adaptar la reforma laboral a esa realidad “penaliza e incrementa los costes de producción, ya de por sí desproporcionados que tiene el sector agrario, así como las dificultades de gestión”.

El texto recoge que únicamente podrán justificarse los contratos temporales en dos casos. El primero, por circunstancias de la producción cuando haya un incremento ocasional e imprevisible de la actividad empresarial (o previsible, pero con una duración reducida dentro de la contratación fija y limitada a un máximo 90 días anuales no consecutivos) y, el segundo, por sustitución de la persona trabajadora, por lo que no habría alternativas para dar cobertura a necesidades de tipo estacional como son las labores agrarias de recolección o las faenas agrícolas puntuales como talas, podas, riegos, limpieza de fincas; salvo el contrato fijo-discontinuo, “que no se adapta a la realidad del campo y derivará en una pérdida de empleo”.

De este modo, “son cómplices de este ataque al campo todos los ministros, los partidos políticos y organizaciones sindicales y empresariales que han apoyado esta reforma laboral”, ha subrayado Fernández de Mesa, quien considera que “es injusto, desleal e inadmisible, pues parece que no hay sentido común, que se desconoce cómo funciona la actividad empresarial en el campo, que hay mala fe y que se quiere hacer daño a nuestro sector”.

La reforma laboral perjudica no sólo del sector agrario, si no a la economía de todas las personas que habitan en el mundo rural. Por tanto, asegura que “desde Asaja vamos a seguir trabajando para que se regule adecuadamente sobre la estacionalidad estructural del sector”.

Sección: