Agronews Castilla y León

El secretario general de la Asociación de Agricultores y Ganaderos de Canarias (ASAGA Canarias ASAJA), Theo Hernando, y concejal de Desarrollo Rural del Ayuntamiento de La Laguna, Aitor Gómez, han presentado a una treintena de ganaderos, en el convento de Santo Domingo, el proyecto de autoabastecimiento forrajero que pretende reactivar la actividad ganadera del municipio con la siembra de 1.500 hectáreas de forraje y grano. Se estima que ya se cultivan 532 hectáreas, por lo que harían falta buscar 890 hectáreas más de suelo agrícola disponible, abandonado o baldío, para completar la superficie necesaria para alimentar al ganado local.

La estrategia está enfocada a rebajar el principal gasto que tiene una explotación ganadera: la alimentación de los animales, dependiente actualmente del exterior en casi su totalidad y, al mismo tiempo, serviría para revalorizar el producto local que, pese a su calidad y frescura compite en precio con las importaciones, generar empleo de manera directa o indirecta, mantener el paisaje, además de potenciar la identidad canaria.

Para el concejal de Desarrollo Rural, “se trata de una oportunidad para depender menos del exterior, recuperar el campo y garantizar la viabilidad, y sostenibilidad ganadera del municipio que requiere, no solo del compromiso de la administración local y de las administraciones supramunicipales, sino también del sector primario en su conjunto buscando alternativas y poniendo recursos y medios a disposición de los productores”. El proyecto se enmarca dentro de la Estrategia de Soberanía Alimentaria, la Educación Ambiental y la Sostenibilidad del Territorio que ha puesto en marcha el Ayuntamiento de La Laguna.

   Este “ambicioso” proyecto, de carácter cooperativista, ha generado expectación entre los ganaderos asistentes ya que implica un cambio de modelo que pretende salvar la ganadería de su desaparición teniendo en cuenta la “insostenibilidad” que supone depender de insumos que provienen del exterior, cada vez más caros, y con más dificultades para que lleguen a las islas.

“Esta estrategia no está exenta de dificultades, porque conlleva el compromiso por parte de los productores de trabajar unidos, dejando de lado el individualismo, pero tiene posibilidades de funcionar porque hay ejemplos en otras islas como en Gran Canaria que lo han conseguido con una fórmula similar a la que proponemos y sigue con vida ocho años después de su nacimiento”, señala el secretario general de ASAGA Canarias.

 

Grupo semilla

El proyecto partirá con un grupo semilla, formado por agricultores y ganaderos de La Laguna que recibirán, durante el primer año, formación y asesoramiento sobre organización de esta estructura, de la mano de ASAGA Canarias, a base de charlas, visitas, demostraciones, debates y colaboraciones con otros modelos cooperativistas de otras islas para poder encaminar el declive que vive la ganadería canaria, amenazada por la crisis económica actual.

Tanto ASAGA Canarias como el Área de Desarrollo Local del Ayuntamiento de La Laguna, responsable de la financiación de este proyecto, serán los encargados de buscar los terrenos en el municipio para cultivarlos. De momento, el consistorio ya ha proporcionado dos parcelas para este fin. Inicialmente, los terrenos que entren a formar parte de este plan serán cedidos durante un año o dos. Hernando reconoce que “no será una tarea fácil, pero si conseguimos que los productores se impliquen y que los propietarios cedan los terrenos, se podrán buscar fórmulas de contraprestación para compensar esta cesión”.

Por otro lado, la idea se complementará con diferentes tipos de acciones para incentivar el consumo local en establecimientos comerciales y de restauración del municipio, de manera que se identifiquen claramente los productos agrarios obtenidos bajo este sistema cooperativista.

Hernando explicó que “a diferencia de otros planes forrajeros que se han intentando con anterioridad y han fracasado, en este caso, este proyecto pretende que un grupo de ganaderos gestione una gran superficie de cultivo para que sea rentable porque no se comprará un tractor o una cosechadora para cada parcela, sino que esta maquinaria estará a disposición de todos los productores lo que abaratará los costes de producción del forraje”.

Toda la superficie de cultivo será 100% de agricultura ecológica y se podrá certificar, además del aprovechamiento de estiércol compostado que se revalorizará para su uso en los cultivos atendiendo a las exigencias de la Agenda 2030.

Sección: