El ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, ha presentado la campaña de Productos Lácteos Sostenibles, una iniciativa que acredita el origen español y la calidad de la leche y su comercialización en condiciones que  garantizan la sostenibilidad del sector.

Según ha subrayado el ministro, “el sector lácteo es estratégico”, supone el 15,72% del valor de la producción ganadera, y junto con los productos lácteos, representa el 10% de las ventas netas de la industria alimentaria y el 15,8% del gasto de consumo en los hogares españoles. 

Sin embargo, Arias Cañete ha apuntado que la cadena de valor del sector lácteo “arrastra importantes problemas estructurales” que afectan tanto a los ganaderos, como a la industria y la distribución. Así, ha explicado, en la producción nos encontramos con explotaciones de pequeño tamaño y poco integradas, mientras que en el ámbito de la industria y la distribución hay diferentes problemas, que parten del descenso del consumo y de la presión de los mercados exteriores, agravados en algunos casos por la utilización de la leche como producto reclamo, y que acaban banalizando el producto lácteo.

Según el ministro, todos estos factores reducen sustancialmente los márgenes de las industrias, lo que a su vez empuja a la baja de los precios de compra a los ganaderos. 

INICIATIVAS DE APOYO

Para paliar esta situación, Arias Cañete se ha referido a la serie de iniciativas específicas emprendidas desde comienzos del año pasado para dar apoyo al sector. Así, en el ámbito comunitario “hemos conseguido medidas de gestión de mercado y de apoyo a los productores”. Y en el ámbito nacional, se aprobó el Real Decreto de desarrollo del “paquete lácteo”, que regula las organizaciones de productores y la obligatoriedad del contrato lácteo.

Asimismo, en septiembre del año pasado, el Ministerio suscribió con los diferentes eslabones un Protocolo de colaboración para la mejora de la eficiencia de la cadena de valor y comercialización de la leche y los productos lácteos. Y en febrero de este año se firmó el Convenio de Colaboración para la Implantación y Desarrollo de un Programa de Productos Lácteos Sostenibles. 

El ministro también ha mencionado, como otras medidas de apoyo al sector, la Campaña Oficial de Inspección de la Calidad de la Leche, las diferentes actividades de promoción desarrolladas en los últimos meses, y la aprobación de las leyes de mejora de la cadena de valor y de integración cooperativa, así como el programa Bienvenidos al campo, un portal Web orientado a la promoción del conjunto del sector agroalimentario español.

Gracias a todas estas actuaciones, “se han producido mejoras destacables frente a la situación del pasado año”. Así, se ha alcanzado la cifra de 15.150 contratos firmados, a fecha 31 de mayo, lo que significa que casi el 90% de la leche cruda entregada por los ganaderos a los compradores está sujeta a contratación. También están registradas 7 Organizaciones de Productores, con poder de negociar de manera colectiva los términos de los contratos. Además, los precios medios percibidos por el ganadero se han incrementado en los últimos meses, en concreto, el precio durante el pasado mes de julio ha sido de 34,6 céntimos/litro, lo que supone un incremento de 0,7 céntimos/litro frente al mes de junio. El precio percibido pos los ganaderos este mes de julio es un 14,6% superior al registrado en el mismo mes de la campaña anterior (30,2 céntimos/litros).

 

PRODUCTOS LÁCTEOS SOSTENIBLES

Según ha comentado Arias Cañete, este programa surge para “superar las dificultades de sostenibilidad del sector productor y la banalización de los productos lácteos”. Al programa, que se formalizó el pasado mes de febrero, se han adherido ya 24 empresas, 15 industrias lácteas y 9 empresas de la distribución, y está abierto a la incorporación de las empresas que lo deseen. 

Mediante este programa, las empresas de la industria y la distribución se comprometen a utilizar leche cuya adquisición esté regulada mediante contratos de compra venta, con condiciones contractuales que garanticen la sostenibilidad de las explotaciones.

También se comprometen a identificar el origen español de la leche envasada bajo el logo PLS y trabajar para mejorar la percepción de los productos lácteos, por el consumo, como productos de alto valor nutritivo y de calidad. “Y por supuesto, no llevar a cabo actuaciones que contribuyan a banalizar la leche y los productos lácteos”, ha reiterado el ministro. 

Por su parte, el Ministerio se compromete a realizar una amplia campaña de comunicación para dar a conocer a los consumidores el alcance del programa PLS. También promocionará el consumo de leche y productos lácteos, y se encargará de garantizar el cumplimiento de los compromisos adquiridos por las partes.  

Para reforzar el programa, se va a utilizar un logotipo, diseñado en dos colores (rojo y azul, según el fondo del envase) dirigido a lograr un fácil reconocimiento por el consumidor. Además de figurar en los envases, las industrias y empresas distribuidoras adheridas podrán utilizarlo en las campañas de publicidad, en la cartelería de los locales y sus medios de publicidad. 

Las empresas autorizadas para hacer uso del logo de PLS de manera inmediata son: Alcampo, Mercadona, El Corte Inglés, DIA, Eroski, Carrefour,Nestlé España, Agrupación Cooperativas Lácteas Clesa, Alimentos Lácteos, CAPSA, COVAP, Feiraco Lácteos, Grupo Leche Pascual, Sociedad Cooperativa Alta Moraña, Danone, IPARLAT, Industrias Lácteas Asturianas y  Mantequerías Arias.

Críticas de COAG

La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) considera que la presentación de "PLS"es una “burda operación de marketing” que intenta por un lado enmascarar la falta de soluciones del Gobierno para atajar la crisis de rentabilidad de las explotaciones lácteas, y por otro, maquillar la escasa voluntad de los “grandes de la distribución” para erradicar prácticas comerciales abusivas que tanto daño están haciendo al sector. 

Es importante destacar que la percepción que existe entre los consumidores de la leche como un producto de escaso valor ha sido alentada especialmente a través de ciertas prácticas de las cadenas de distribución (utilización de la leche como producto reclamo, venta a pérdidas, etc.) que el propio Ministerio de Agricultura ha tenido la oportunidad de prohibir a través de su Ley de Medidas para Mejorar el Funcionamiento de la Cadena Alimentaria, y no lo ha hecho. Asimismo, en dicha Ley también pudo incluirse, y tampoco se hizo, la creación en nuestro país de la figura de un “mediador” que pudiera supervisar las negociaciones de precios entre ganaderos e industria. Esta figura ya ha sido creada por el Ministro de Agricultura de Francia, Stephane Le Foll, y apoyada públicamente por el Primer Ministro francés, Jean-Marc Ayrault.