Agronews Castilla y León

Aunque es una tradición que se arrastra desde hace desde miles de años en la historia es cierto que la preocupación por el medio ambiente, el gusto por lo “verde” que ha invadido la mentalidad de buena parte de los ciudadanos ha potenciado y desarrollo el paisajismo urbano que se ha convertido en un elemento básico de cualquier proyecto de nuevo urbanismo o de remozado del ya existente, siendo uno de los grandes protagonistas de los mismos el árbol magnolio del que hablaremos más adelante

 Un aspecto fundamental que se debe tener en cuenta en la realización de este tipo de obras en una planificación correcta del mismo, analizando la misma situación del emplazamiento del jardín urbano, las posibilidades de suelo con la que vamos a contar, las condiciones climáticas con las que se va a contar, las disponibilidades de espacio, aquí es muy importante tener en cuenta el condicionante que supone en tráfico rodado… todo ello es lo que nos va a hacer definirnos por una u otras plantas, árboles, ordenación de las mismas… Otro elemento que es básico en la realización de este tipo de jardines urbanos o espacios verdes es el mantenimiento de los mismos que acaba siendo uno de los grandes “talones de Aquiles” de este tipo de obras pues la planificación, en muchas ocasiones, no tiene en cuenta ese aspecto.

En el momento de elegir las plantas o los árboles que vamos a colocar en nuestro paisaje urbano distintos expertos hablan de dos grandes bloques de criterios: los primeros, los medioambientales en los que se incluyen condicionante como la adaptación al clima de las mismas, las necesidades que demandan de calidad de suelo o de agua; la resistencia a las enfermedades, plagas, y, especialmente, a la polución que supone su presencia en los espacios urbanos; y, finalmente, la demanda de sol que presentan. Si esos son los criterios que nos debemos marcar desde el punto de vista medioambiental no se pueden olvidar los propiamente paisajísticos como son el porte y la forma de las plantas que vamos a elegir; la tasa de crecimiento de las mismas, la textura, sin olvidar, el color y la estacionalidad.

Por dar cuatro consejos generales sobre el desarrollo paisajístico señalar: seleccionar plantas con bajos requerimientos hídricos; agrupar las plantas por requerimientos de agua similares y diseñar un sistema de riego eficiencia; utilizar un abanico amplio de especies (cítricos, olivos, magnolios y plantas ornamentales) lo que dificulta la extensión de las posibles plagas y enfermedades frente a propuestas que apuestan por una única variedad de árbol.

MAGNOLIO

Este es uno de los árboles que se está convirtiendo en protagonista de los nuevos paisajes urbanos.

Se trata de una especie de crecimiento lento, aunque puede llegar a los 30 metros de altura, y de hojas perennes de gran tamaño y de color verde oscuro que, teniendo en cuenta su origen que se sitúa en las zonas más calidad de Estados Unidos como son Texas y Florida, se adapta muy bien a los climas cada vez más cálidos de nuestras ciudades

El magnolio necesita un suelo ácido para su desarrollo pleno con amplía presencia de sol aunque se adapta perfectamente en zonas de semi sombra.

Por lo que se refiere al riego, señalar que debe mantenerse el suelo constantemente húmedo pero evitando los encharcamientos.

Sección: