Agronews Castilla y León

Se ha convertido sin lugar a dudas en una tendencia cada vez más generalizada en una sociedad en la que la preocupación por el medio ambiente y la conservación del mismo está cada vez más presente. Hablamos de la utilización de las energías renovables o verdes, como prefiramos calificarla, que se plasma en la proliferación de parques eólicos, el aprovechamiento de la biomasa o la energía geotérmica, y, por supuesto, el uso de paneles solares con todo el resumen de tipos de paneles solares

Los paneles solares, que en un primer momento, estaban relegados a los grandes “huertos” o a las “grandes instalaciones” vinculadas a las industrias más potentes o los grandes edificios, han ido ganando terreno a otro tipo de actividades que van desde la puramente residencial en el sentido de que son cada vez más los hogares que aprovechan este tipo de energía por el ahorro económico que supone, sin olvidar la conservación del medio ambiente que se lleva a cabo al renunciar a los combustibles fósiles mucho más contaminantes; a otras como el aprovechamiento, por ejemplo, en el sector agrario tanto en explotaciones agrarias, fundamentalmente, para el riego como en ganaderas donde esa energía se aprovecha en otras actividades como el movimiento de los robots de ordeño.

TIPOS DE PANELES SOLARES

Quizás nos puede parecer, a los neófitos, en este tema que todos las placas solares son iguales pero es cierto que presentan clara diferencias. Así los primero que tenemos que señalar que hay una energía solar fotovoltaica y la térmica, sin olvidar que existe una posibilidad de paneles solares híbridos.

Las placas solares fotovoltaicas nos permiten logran electricidad aprovechando la radiación que ofrece el astro rey, pudiendo, a partir de ella, destinarla a la calefacción, al agua caliente e incluso a la climatización de nuestros hogares y edificios.

Esos paneles son de tres tipos los monocristalinos, que se distinguen de los demás por tener una tonalidad negra y tener las esquinas recortadas como en un chaflán; los policristalinos que presentan un color azulado y sin recortes en las esquinas; y finalmente, aunque caídos un tanto en desuso en los últimos años como consecuencia de la bajada generalizada de los costes, los paneles solares amorfos o de capa fina.

Por lo que se refiere a la eficiencia de cada uno de estos tipos, la misma es similar al orden en que las hemos presentado anteriormente, pues la calidad del silicio que se emplea en cada una de ellas va disminuyendo desde los monocristalinos a los policristalinos y, finalmente, los amorfos o de capa fina que son los que emplean un silicio de una calidad menor.

Los paneles solares térmicos están más destinados al calentamiento de agua ya sea para su empleo en actividades que podemos calificar como sanitaria o bien para la calefacción. Estas herramientas suelen contener un líquido en su interior que cuando se expone al sol se calienta y traspasa ese calor al agua. Suelen ser de dos tipos, los captadores planos con tubos de vidrio y los de tubos de vacío que cuenta con una tecnología superior.

Sección: