Agronews Castilla y León

APAG Extremadura Asaja ha denunciado que las ayudas Covid que había puesto en marcha el ministerio de Agricultura, destinadas a las explotaciones ovinas y caprinas con dificultades de comercialización como consecuencia del Covid y la declaración del Estado de Alarma, han sido “un nuevo engaño” puesto que los ganaderos se han quedado sin cobrarlas “por falta de fondos y falta de compromiso.”

En concreto, en Extremadura el 70% de los ganadores se han quedado sin ayudas, puesto que de los 6.842 profesionales reconocidos como ganaderos de ovino y caprino en Extremadura, según los datos del ministerio de Agricultura de 2019, solo 2.154 han sido beneficiarios.

Lo mismo ha ocurrido con las cabezas de ganado reproductoras, que en Extremadura suponen más de 2,6 millones de animales y han recibido ayuda el 6,4% (168.084 de ovino y caprino).

A Extremadura le han correspondido un total de 2,1 millones de euros de ayudas, lo que, para el presidente de APAG Extremadura Asaja, es una cantidad insuficiente, como ya se había denunciado por parte de la organización agraria y como se puede comprobar ahora con las cifras de beneficiarios.

Estos datos, ha señalado Metidieri, son el ejemplo de la falta de compromiso de las autoridades con los ganaderos, puesto que se deja a la gran mayoría fuera, a pesar de cumplir con los requisitos establecidos para ser considerados como tal y todo por falta de presupuesto.

El presidente de APAG Extremadura Asaja ha vuelto a denunciar el abandono que está sufriendo el campo extremeño y su sector productivo en una situación tan crítica como la actual, que se ha visto agravada por todas las consecuencias del coronavirus.

No vamos a permitir, ha aseverado Metidieri, que nos sigan engañando y manipulando con promesas que luego no se materializan y con presupuestos totalmente insuficientes que no han llegado ni a la mitad de los ganaderos, que se quedan sin cobrar, a pesar de cumplir los requisitos y a pesar de haberse visto muy castigados por los efectos del Estado de Alarma que generó grandes dificultades en la comercialización de corderos y cabritos por el cierre de bares y restaurantes.

Sección: