La Asociación Nacional de Industrias de la Carne de España (ANICE) ha manifestado, a través de un comunicado de prensa, su más absoluta repulsa ante los graves acontecimientos acaecidos en Francia el pasado fin de semana cuando un grupo violento de personas sin identificar incendió y destruyó un envío de carne procedente de una de las plantas de CAMPOFRÍO FOOD GROUP así como el remolque de la empresa transportista, tras amenazar gravemente al conductor.

Es totalmente intolerable, afirman desde esa asociación, que, en el ámbito de la Unión Europea  se actúe de forma delictiva, utilizando de nuevo la violencia contra las personas, las amenazas y la destrucción de mercancías de operaciones comerciales completamente amparadas por la normativa comunitaria, escondiéndose en la supuesta defensa de intereses sectoriales franceses.

Por ello, ANICE rechaza de forma tajante esta nueva actuación violenta por parte de operadores franceses contra empresas cárnicas españolas, que se creían ya superadas, y pide al Gobierno de España que se traslade por los cauces ministeriales y diplomáticos apropiados a las autoridades francesas la protesta formal por estos hechos, la petición expresa de que se investigue con diligencia y se ponga a los responsables a disposición de los tribunales de ese país, se reparen los daños y perjuicios causados a las empresas españolas y se garantice que no se vuelvan a repetir estas actuaciones violentas contra intereses de nuestro país.